El volvo 'triturbo'. 450 caballos con 2.000 cm3 de cilindrada, sin vacíos

Para acabar con el 'turbo lag', Volvo presentó un sistema que usa un turbo eléctrico que hace la carga en bajas revoluciones e impulsa el giro de otros dos turbos convencionales en paralelo.

Redacción Motor

03:50 p.m. 21 de octubre del 2014

Del principio visto y utilizado hace ya muchísimos años cuando los turbocargadores llegaron a los motores de los autos livianos con un solo compresor de enorme tamaño que era capaz de suministrar el aire para que la máquina diera caballaje a altas revoluciones, pero con gran detrimento de la progresión, ahora llegamos al paso de usar tres turbocargadores que trabajan alternativamente.

Volvo acaba de mostrar su motor de 2 litros pero que produce, con el nuevo sistema, 450 caballos de potencia, un inédito rendimiento de 225 caballos por litro de cilindrada. La gracia de la propuesta no es en realidad la potencia final, pues los motores de la F1, de apenas 1.600 cm3, dan 600 caballos y se complementan con la unidad eléctrica. El quid del asunto radica en hacer que la transición del caballaje con el suministro de máximo torque suceda de manera progresiva y constante, para lo cual un solo turbocargador no es lo más válido debido a que sus medidas y capacidad no son variables en la proporción que se requiere.

Hay turbos de geometría variable para compensar su diferencia de carga entre altas y bajas revoluciones y sistemas de dos turbos en línea ya comunes en motores de producción masiva. Sin embargo, en todos persiste la debilidad de los compresores movidos por los gases de escape, que necesitan un cierto tiempo para impulsarse y comenzar a cargar. Un turbo pequeño que gira fácilmente a bajas revoluciones del motor y uno grande que entra cuando hay mayor carga parecía la solución, aunque ahora, con el triple turbo de Volvo, este sistema quedaría atrás.

Volvo mostró su último avance en el concepto del Drive-E de sus máquinas, en el cual un primer turbocargador que gira con electricidad suple la carga de aire del motor a bajas revoluciones y hace girar previamente dos turbos que trabajan en paralelo, y cada cual con su volumen de entrega va cargando el motor con plena eficiencia y con una mínima diferencia en la curva de torque.

Simultáneamente, el sistema de combustible de inyección directa se alimenta con una bomba que mueve la gasolina a una presión de 3.700 libras, con lo cual la estratificación de la llegada a las cámaras es plena y llena todos los espacios simétrica-mente.

Por ahora, los motores están en estado de evolución y su aplicación aún no se conoce, pues no se trataría de ofrecer 450 caballos en los carros de producción, ya que ello implica un vehículo totalmente nuevo, pero obviamente la fórmula aplica para menos potencias que sean domesticables en el uso diario de un auto con mayor eficiencia y menor consumo.

Cuatro cilindros, 2 litros de desplazamiento y 450 caballos de potencia es un rendimiento excepcional, pero es más importante la respuesta que tendrá el motor desde el arranque del tacómetro, que se traduce en una elevada cuota de torque.

La Fórmula 1 está utilizando un sistema parecido aunque con diferente propósito, pues con parte de la energía térmica recuperada del sistema de escape están manteniendo los turbos a altas revoluciones, de manera que la presión no se caiga entre cambio y cambio.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.