El 'León marino' se convirtió en el carro anfibio más rápido del mundo

Se construyó para romper del récord como el carro anfibio más rápido del mundo. Alcanza una velocidad máxima en tierra de 290 kph y más de 100 en el mar. Tiene un costo de 460 millones de pesos.

Redacción Motor

04:27 p.m. 05 de junio del 2012

Ver fotos del prototipo anfibio

Tuvieron que pasar más de seis años para que su inventor, Marc Witt, un aficionado estadounidense a los motores y la velocidad, terminara de construir este súper deportivo anfibio con motor rotativo que denominó Sea Lion, León Marino.

La principal característica de este vehículo es que fue diseñado para alcanzar una velocidad máxima de 290 kilómetros por hora en tierra y sobrepasar los 100 km/h en el mar con un motor rotativo Mazda 13B de 174 caballos de potencia. Claro está que, según su fabricante, el motor podría ser sustituído por un Renesis RX8 que ofrece de 300 a 600 caballos de potencia y con eso lograría más velocidad en cualquier superficie.

Este auto se comenzó a construir en 2006, tiene una estructura de aluminio y acero inoxidable y lejos de quedarse en un prototipo de exposición, el 'Sea Lion' se puede adquirir por 460 millones de pesos, aproximadamente.

También cuenta con detalles de exclusividad, diseño personalizado y por el momento podría ser considerado como el vehículo 'anfibio' más rápido del mundo.  

Motor rotativo

El motor rotativo fue uno de los primeros tipos de motores de combustión interna en el cual el cigüeñal permanece fijo y el motor entero gira a su alrededor. El diseño fue muy usado en los años anteriores a la Primera Guerra Mundial y durante ésta para propulsar aviones, y también en algunos de los primeros autos y motocicletas.

A principios de los años 20 del siglo XX el motor rotativo comenzó a volverse obsoleto, principalmente debido a su bajo par motor, consecuencia de la forma en que trabaja el motor.

También estaba limitado por su restricción inherente dada por la forma de aspirar la mezcla de aire/combustible a través del cigüeñal y cárter hueco, que afectan directamente a su rendimiento volumétrico. Sin embargo, en su tiempo fue una solución muy eficiente para los problemas de potencia, peso y fiabilidad.

Después de muchos años de desarrollo, Mazda modificó totalmente y lanzó sus primeros carros con motores rotativos en los años de 1970. Luego, desistió de su idea pero siguió usando motores biturno con dos rotores en su mítico deportivo RX-7 hasta el final de su producción en 2002.

Ya en el 2003, la marca japonesa, relanza el motor Wankel con el RX-8 que cuenta con una nueva versión atmosférica birrotor, teóricamente más fiable, con menores consumos y menos emisiones de dioxido de carbono que contribuyen con el medio ambiente.

Con información de Tecmovia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.