Leopard Roadster, el 'felino' que ruge de nuevo en Varsovia

El fabricante polaco Leopard Automobile le vuelve a dar vida a este que es el único modelo de su portafolio pero ahora le impone un diseño clásico-retro que lo vuelve a poner en la mira. Imperdible.

Redacción Motor

09:27 p.m. 02 de julio del 2013

 Vea las imágenes del Leopard Roadster

La refinada y desconocida firma polaca Leopard Automobile, que ha estado en el negocio de la fabricación de autos deportivos desde 1994, presentó la más reciente actualización que hizo del Roadster que vende desde 2005 como su único modelo.

El nuevo  Leopard Roadster tiene el motor V8 de seis litros de origen GM, modelo LS-2 en aluminio del Corvette, que produce 405 caballos de potencia a 5.900 revoluciones y 575 Nm de torque a 4.600. Usa transmisión manual de seis velocidades Tremec T-56, y todo ese conjunto desarrolla una velocidad máxima de 250 kph, y hace de 0 a 100 kph en sólo 4 segundos.

La rigidez estructural se consiguió a partir de un chasís tubular de acero, al que se le adecuó una carrocería de aluminio, fue sometido a pruebas de impacto en el Reino Unido y el conjunto total apenas pesa 1.150 kilogramos para un registro ideal de este biplaza.

El estilo del auto es muy característico y se une a la lista de otras tantas creaciones basadas en la onda clásica, con todos los aditamentos modernos. Usa un sistema de escape en acero inoxidable, el mismo material de su depósito de combustible, de 80 litros. Los frenos tienen pinzas de cuatro pistones por cuenta de Brembo y el interior hecho a mano luce tapicería en cuero con el color que escoja su dueño.

Además incorpora barras antivuelco en acero inoxidable y algunos detalles con acabados en cromo. Tiene testigos análogos a lo largo del tablero y el volante es provisto por Momo. Lo demás es tan espartano como un auto deportivo suele ser y lo deja como un deportivo actual con sabor añejo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.