Los llamados a revisión en Colombia, más comunes de lo que usted cree

En el país hay 216.792 vehículos de casi todas las marcas con llamados a revisión por diferentes fallas en alguno de sus componentes. Informe.

Carlos A. Camacho Marín - Subeditor Vehículos

10:41 a.m. 01 de junio del 2015
Los llamados a revisión, más comunes de lo que usted cree

Los llamados a revisión, más comunes de lo que usted cree

La semana pasada el anuncio de llamado a revisión en Estados Unidos de cerca de 34 millones de vehículos por problemas en los airbags estremeció a la industria automotriz. Aunque el problema es grave, lo importante es que el fabricante Takata Corp. admitió su responsabilidad y tendrá que cambiarlos.

Los llamados a revisión hoy son más comunes y frecuentes de lo que se cree. La explicación para esta situación es que las marcas se surten de muchos y variados proveedores en todo el mundo de componentes para sus autos, lo que hace que se presenten fallas en su fabricación, montaje o funcionamiento, lo que no las exime de la responsabilidad por su producto. También es claro que muchos de los recall no son graves y en ocasiones se hacen para mejorar los autos.

Colombia no es la excepción. Según la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), desde el año 2005 se han realizado 300 campañas de seguridad (llamados a revisión) o recall. A la fecha, en el país hay más de 200.000 llamados a revisión de diferentes marcas y por diversos problemas o fallas en sus componentes.

El 20 por ciento de los llamados son por fallas en electricidad, switch de encendido, reprogramación de software, cables, interruptores, programación, motor de arranque, unidad de control electrónico y luces.

Le siguen, con un 17 por ciento, problemas en los acabados, pintura, tanque de combustible, cerraduras de puertas y capó, alfombras y recubrimiento de pisos.

El tercer lugar en los llamados a revisión lo ocupan, con el 16 por ciento, las fallas que más preocupan a los usuarios: motor, bomba de combustible, canister, líneas de combustible, soportes, clutch, mangueras, sistema o cuerpo de aceleración.

Otras causas para los recall pero en menor porcentaje son los daños en cajas de velocidades, ejes de transmisión, palanca de cambios, frenos, sistemas de seguridad (airbags, pretensores, cinturones de seguridad), sistema de dirección y suspensiones.

Del total de llamados, 202 tienen más de un año de haber sido notificadas a la SIC y las campañas restantes llevan menos de un año de haber sido notificadas. Hay que aclarar en este punto que los fabricantes tienen la obligación de notificar a las autoridades cuando detecten o tengan conocimiento de una falla, defecto o daño en alguno de sus productos. El hecho debe ser informado dentro de los tres días calendario siguientes a la fecha de ser encontrada la falla.
De las 202 campañas con más de un año de haber sido notificadas a la SIC, 93 de ellas (46 por ciento), presentan cobertura de más del 80 por ciento, cumpliendo así con lo dispuesto por la Circular Única de la SIC, lo cual significa que han llegado a una gran mayoría de los vehículos afectados.

Otro dato interesante que aporta el informe de la SIC, es que las motocicletas también están en la lista de llamados a revisión. Las marcas de estos aparatos suman 45 recall (15 por ciento); los automóviles tienen 175 campañas (59 por ciento); las camionetas 63 llamados (21 por ciento); y las de camiones 15 llamados (5 por ciento).

En total, 43 marcas están realizando llamados a revisión por diferentes causas. El total de vehículos que se encuentran afectados en el momento es de 216.792 unidades. A la fecha, la SIC ha abierto pliegos de cargos por la no información o la no notificación de campañas de seguridad cuando estas apliquen o no al mercado colombiano. En total son 41 investigaciones, de las cuales 13 se abrieron este año y las restantes en los años 2013 y 2014.

‘Un buen ejemplo’: Superintendencia

“En automotores, la frecuencia con que se hacen campañas de seguridad en lugar de ser sintomática de un sector con problemas, desde nuestra perspectiva es un buen ejemplo de lo que deben hacer las empresas que detectan fallos en los productos que ponen en los mercados. Dicho de otra manera, esto demuestra que hay un seguimiento continuo de la calidad e idoneidad de los productos que se venden, lo que a su vez permite detectar anomalías e implementar mecanismos para mitigar los riesgos que pudiera representar el uso de los mismos para garantizar la seguridad e integridad de sus consumidores. Por supuesto sería mejor que no fuera necesario hacer llamados, pero toda industria tiene la contingencia de que ello ocurra”.

Jorge Enrique Sánchez M. Superintendente Delegado para la Protección al Consumidor de la SIC

Así se adelantan los llamados a revisión

Cuando procede una campaña, se tiene el deber de ubicar a aquellos consumidores que adquirieron o se encuentran utilizando el vehículo, con el fin de que lo pongan a disposición del “responsable institucional” de la campaña.

Los productores o fabricantes, ensambladores, importadores y representantes del producto deben informar dentro de los primeros ocho días de cada trimestre el avance de la(s) Campaña(s) de Seguridad adoptada(s). La SIC puede exigir la presentación de informes con mayor periodicidad en casos particulares.

Esta obligación se mantiene hasta el cierre de la campaña, lo cual sucede o se determina cuando se alcance la revisión de un mínimo del 80 por ciento de los vehículos involucrados, siempre que se demuestre que se hizo lo posible para contactar a los consumidores que pudieran verse afectados.

Si después de tres meses de iniciada la Campaña de Seguridad no se cuenta con una cobertura mínima del 45 por ciento del total de las unidades afectadas atendidas, o del 80 por ciento en el primer año, la SIC podrá emitir todas las órdenes que considere necesarias, a cargo de los responsables, para lograr un avance significativo.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.