Mazda anunció el regreso de los motores rotativos para sus futuros modelos

Con más tecnología, mayor eficiencia y emisiones de CO2 avaladas técnicamente, la firma japonesa continuará en el desarrollo de este tipo de propulsores que había abandonado por la tecnología SkyActiv

Redacción Motor

05:07 a.m. 26 de febrero del 2013

El fabricante de vehículos de Hiroshima confirmó que todavía sigue investigando nuevas estrategias para desarrollar una nueva generación del tan famoso motor rotativo, que fue utilizado por última vez en el Mazda RX-8, y que alcanzó interesantes reconocimientos desde 1967.

Este propulsor, característico por ser uno de los primeros tipos de motores de combustión interna en el cual el cigüeñal permanece fijo y el motor entero gira a su alrededor, tiene previsto continuar con su nueva versión de producción a partir del 2018, luego de haber dicho adiós el año inmediatamente anterior.

Este motor fue retirado y dejado de utilizar en sus modelos debido a que ofrecía un consumo de combustible y emisiones de CO2 que se salían de los rangos de homologación. Aunque se intentó de varias formas reducir sus cifras, fue imposible que la última versión superara las nuevas y estrictas normativas de contaminación.

Pero luego de cientos de investigaciones y estudios paralelos con la nueva tecnología SkyActiv, ingenieros de la firma analizaron que ese tipo de mecánica puede ser un perfecto aliado cuando se trata de sistemas híbridos.

Efectivamente, el motor rotativo utilizado como prolongador de autonomía en los vehículos eléctricos o híbridos reúne unas cuantas e interesantes ventajas. En primer lugar es más compacto y pequeño que un motor de pistones, presenta una vibración más más suave y puede funcionar en regímenes continuos con un mayor rendimiento como generador de electricidad.

En el caso hipotético de Mazda, el motor rotativo cumpliría cabalmente la función de alimentar las baterías para brindar mayor autonomía y aportar evidentes ventajas con este tipo de sistemas.

En el caso de la tecnología SkyActiv, desarrollada por Mazda para mejorar la eficiencia de sus motores de combustión, podría ser la excusa perfecta para retomar el desarrollo de una nueva versión de su motor rotativo gracias a la experiencia conseguida por la marca en este campo.

Durante sus 4 décadas de vida, el rotativo se caracterizó, entre otras cosas, por su tamaño compacto, sus prestaciones y el elevado régimen de revoluciones que podía alcanzar, sin olvidar sus elevados consumos y niveles de emisiones.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.