nuevo Mercedes G63 AMG preparado por IMSA, hormonado hasta los 730 caballos

A la casa especialista no le bastó con que el Clase G tuviera el paquete deportivo AMG de Mercedes y le mejoró su estética y aumentó las prestaciones.

Por Redacción Motor

04:48 p.m. 29 de mayo del 2015
Mercedes-Benz G 63 AMG por IMSA

Mercedes-Benz G 63 AMG por IMSA

En cuanto al diseño exterior, se distinguen su imponente parrilla en fibra de carbono, unos nuevos pasos de rueda ensanchados, que albergan sus enormes llantas de 22 pulgadas, las carcasas de los espejos retrovisores nuevas y unas tomas de aire que le aportan mucho tanto a la estética como al desempeño.

La altura del auto fue reducida para aumentar la estampa deportiva y sobre todo para brindar una mayor estabilidad; esto se logró con un cambio de amortiguadores.

El habitáculo, más novedoso aún, muestra una totalmente nueva tapicería bitono y una moderna consola central que se extiende hasta la parte trasera, al punto de marcar la división de los asientos posteriores que para esta potente versión son individuales.

Mercedes-Benz G 63 AMG por IMSA

Mercedes-Benz G 63 AMG por IMSA

Desde la consola se puede acceder fácilmente, desde adelante y atrás, a todos los mandos de aire acondicionado y otras funciones básicas, al mejor estilo de un vehículo de lujo para personalidades.

Bajo el capó, se guarda la joya más preciada de este imponente vehículo alemán: un motor de ocho cilindros en V y 5.5 litros de cilindrada, el cual fue reprogramado para subir su potencia hasta los 730 caballos con un par de 1.035 Nm y recibió un nuevo sistema de escape.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.