El Mercedes-Benz SLR Stirling Moss, homenaje a un campeón

Para recordar la piloto que más victorias consiguió en la Mille Miglia (Mil millas) a bordo de un Mercedes 300 SLR, la casa alemana fabricó un descapotable con una potencia inigualable.

Redacción Motor

05:00 a.m. 23 de diciembre del 2008

Además de una estampa impactante y de pertenecer a una serie exclusiva, este auto asombra porque no cuenta con ninguna clase de techo. El espacio de cada uno de los ocupantes se puede cubrir con una especie de planchas que se guardan en el baúl.

Y su pinta de bólido va en consonancia con sus prestaciones pues en la actualidad no hay ningún vehículo descapotable de producción que sea más potente y rápido.

Su motor es un V8 turboalimentado de 5,4 litros de cilindrada y 650 caballos de potencia, que es el mismo del SLR McLaren 722 Roadster. Así, el SLR Stirling Moss acelera de 0 a 100 km/h en solo 3,5 segundos y tiene una velocidad máxima de 350 km/h.

En comparación, un SLR Roadster con 626 CV de potencia tiene una aceleración de 0 a 100 km/h de 3,8 segundos y una velocidad máxima de 332 km/h. Un Lamborghini Murciélago LP640 Roadster tiene una aceleración mejor que la del SLR Stirling Moss (3,4 s), pero su velocidad máxima es inferior (330 km/h).

Los stops traseros, al igual que los faros delanteros, utilizan diodos luminosos. Tiene cuatro exhostos que están situadas en las aletas delanteras (dos a cada lado de la carrocería). Al igual que los modelos de la gama SLR convencional, tiene un alerón trasero que sirve para aumentar la deceleración a velocidades superiores 120 km/h.

Este auto no será una alternativa al SLR Roadster, puesto que éste se dejará de fabricar justo antes de que salga al mercado el SLR Stirling Moss.

Estará a la venta desde junio de 2009 y sólo se producirán 75 unidades. Su precio aproximado será de 750.000 sin impuestos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.