Michelin desarrolló unas llantas que hacen que el peso de un carro sea de apenas unos gramos

Gracias a un compuesto especial que permite distribuir el peso en una gran área, varias toneladas apenas ejercen presión sobre el suelo. Este avance está destinado a vehículos militares antiminas.

Redacción Motor

02:30 p.m. 04 de julio del 2014

La compañía de llantas Michelin tenía un desafío de enorme peso por delante. Convertir más de 8 toneladas de peso de un vehículo blindado del ejército francés que se usa para la detección y eliminación de minas en apenas unos gramos, cualidad fundamental para desarrollar su labor con plena seguridad.

Y este no era un reto cualquiera ya que incluso el peso final del conjunto, llantas más el carro militar, debía ser de menos de unos 500 gramos, un poco menos que la presión que ejerce sobre el suelo un conejo. Pero finalmente lo consiguieron con unas ruedas especiales.

Para lograrlo los ingenieros de Michelin partieron del concepto de la distribución del peso en una gran área, es decir, entre más pequeña es el área sobre la que se sustenta el peso, mayor es la presión sobre este espacio. Por eso, el primer punto fue desarrollar unas gigantescas ruedas para que la superficie de apoyo, en los cuatro puntos, pudiera distribuir las toneladas en grandes puntos de apoyo.

Luego se trabajó en el compuesto, esto para permitir que la llanta tuviera un enorme grado de deformación y pudiera "extenderse" en todas las direcciones para abarcar aún más espacio de soporte y adoptar la forma de cualquier tipo de superficie. Así se logró que la presión del vehículo blindado, denominado Souvim II, tuviera un valor de presión inferior a los 400 gramos por centímetro cuadrado.

Este valor es sorprendente si se compara por ejemplo con el de un hombre de 80 kilos cuando camina, ya que este ejerce unos 660 gramos por centímetro cuadrado y un vehículo blindado de 7 toneladas tiene un valor de 5 kilos por centímetro cuadrado.

Estas llantas especiales son las Michelin LX PSI 710/75 R34, cada una pesa 200 kilogramos y para lograr encontrar el punto correcto de deformación y funcionalidad, para poder trabajar en campos minados en los que la presión activa las cargas, los ingenieros de la marca trabajaron durante 10 años.

Como siempre hay un pero. Semejante desarrollo sólo es aplicable a este tipo de tarea específica ya que, el ahorro en peso que significa, cambiaría toda la ecuación funcional para que trabaje correctamente en las calles donde priman otras virtudes como agarre y vida útil.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.