El biplaza para pistas y calle de medio millón de dólares

Este curioso auto tiene 710 caballos de potencia y pesa sólo 700 kilos lo que lo hace un bólido de más de 300 kph que tiene una versión de calle.

Por Redacción Motor

12:13 p.m. 05 de junio del 2015
Quantum GP700_01

Ver más imágenes del Quantum GP700

No nos digamos mentiras. Pagar más de medio millón de dólares por un automóvil es considerado casi en cualquier latitud como una locura que debe estar justificada por un bello y lujoso empaque, unas prestaciones astronómicas y una exclusividad tan singular como la rareza del producto.

Pues ese es el valor que hay que cancelar por el Quantum GP700, un carro de origen australiano que tiene sólo dos de estos argumentos para enganchar a sus compradores y que goza de unas prestaciones que lo convierten en un verdadero 'cohete' que puede hacer sentir a su propietario las aceleraciones y desaceleraciones propias de un avión de combate o de un Fórmula Uno. Además, va a tener una producción muy limitada.

Quantum GP700_02

Este monoplaza sólo pesa 700 kilos y tiene más de 700 caballos de potencia

La mejor parte del Quantum GP700 la pone su mecánica. Tiene un motor de 2.7 litros y cuatro cilindros que está apoyado por dos compresores capaces de 'soplar' el suficiente aire para que este bloque entregue 710 caballos de potencia y 658 Nm de torque.

Estas cifras podrían ser hasta comunes de no ser porque están instaladas en un carro que no marca más de 700 kilos en la balanza, lo cual le da una de las mejores relaciones peso/potencia de la industria automovilística: 0.98 kilos por caballo.

Así puede hacer de 0 a 100 en menos de 2.6 segundos, es decir en poco más de un pestañeo y alcanza los 320 kilómetros por hora casi sin esfuerzo.

Este biplaza, que la firma australiana asegura que puede ser homologado para su uso en calle (con espejos laterales, luces y demás) cuenta con una estructura más natural a las pistas pues su chasis está hecho en fibra de carbono y aluminio, su potencia está conectada sólo al eje trasero, su suspensión es independiente y cuenta con unos enormes y potentes frenos cuya desaceleración es mayor a la que se ejerce sobre un 'caza' que aterriza en un portaaviones y en las curvas, cuando alcanza los 180 kph ejerce hasta 2.5 'gravedades' que es una cifra muy cercana a la que soportan los astronautas durante un lanzamiento espacial.

Quantum GP700_01

El carro del medio millón de dólares y del kilo por caballo.

Las anteriores e impresionantes cifras son las que ameritan tan sustancioso cheque de 542 mil dólares. Nada más que la sensación de una conducción que exige una experiencia al volante y cursos avanzados pues no cuenta con ninguna ayuda.

Su purismo por la velocidad hizo que en cuanto a lujo y empaque, el GP700, se quedara corto, rezagado, porque es tan espartano como un 'kart' y no tiene más lujo exterior e interior que su pintura y la cubierta del asiento, por más de que sus materiales sean ligeros y de compuestos avanzados.

Solo queda saber si la firma lo hará en una producción tan escasa que este deportivo se convierta en pieza de colección, lo que haría aun más razonable y justa su inversión.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.