Dos motos que se verán en el futuro

Dos motos que se verán en el futuro

Redacción Motor

05:00 a.m. 09 de diciembre del 2010

  El diseñador belga Bruno Delussu se especializa en crear vehículos futuristas, en el caso de la Snake Road se inspiró en algunos trabajos de su colega alemán Daniel Simon quien publico el libro Cosmic Motors en el 2008.

La moto presenta un diseño que hace ver anticuadas a las motos de la película TRON,  además de mostrar formas extrañas en cuestión de funcionalidad y claro, una posición de manejo algo extraña. Quizá en ese futuro nuestras articulaciones sean de goma o algo así.

La forma de la moto rescata las líneas generales de una moto custom con una llanta ancha en la parte trasera, mientras que la delantera es de menor tamaño, doble brazo basculante para tomar la pieza sólida del rin. Aunque extrañamente tiene una posición de manejo de una moto de velocidad, donde también entra otro punto en contra, que es la aerodinámica ya que el piloto ofrecerá resistencia directa contra el aire.

La parte frontal es algo extraña con la llanta proyectada al frente y con una suspensión horizontal con respecto al piso, la cual posiblemente tiene un funcionamiento similar a l de los autos Fórmula con amortiguadores centrales. Lo anterior puede ser interesante si existiera, pero requeriría más piezas mecánicas sin contar el peso de la dirección.

El carenado de la moto según el diseñador será de fibra de vidrio, lo cual indica que la fibra de carbono en el futuro seguirá siendo muy cara para poder implementarla incluso en un concepto. Dicho material del recubrimiento reducirá el peso total del conjunto y podrá personalizarse la pintura al gusto del cliente.

La parte mecánica tampoco es congruente con el futuro (o es una pieza nostálgica hecha en el 2100) ya que cuenta con un motor a gasolina y podemos observar los escapes justo donde comienza la tijera de la llanta delantera con tres salidas a cada lado.

La imaginación y sueños siempre serán parte de los desarrollos tecnológicos, la moto Snake Road es un claro ejemplo de lo que es soñar en lo que vendrá y de ahí concretar nuevas soluciones en motocicletas que dicho sea de paso entre más excéntricas suelen ser más apreciadas.

 

---

Audi RB 1200 S, un interesante ejercicio de diseñoEl diseñador Garvin Harvey nos presenta su visión de cómo sería una Super Bike de la marca de los cuatro aros.

Desde hace tiempo el Grupo VAG, (Audi, VW, Bugatti, Lamborghini, Porsche, Seat y Skoda) se ha mostrado partidaria de tener segmento de motocicletas, esto debido al margen de ventas que tiene BMW con su línea Motorrad. El grupo Volkswagen ha estado muy cerca de la compra de MV Agusta e incluso Ducati, por lo que ver una moto Audi aumenta la esperanza de que algún día llegue una unidad bajo cualquiera de las marcas señaladas.

El diseñador independiente Garvin Harvey se une a la lista de motos basadas en marcas de coches como lo fue en el pasado Lamborghini y Volkswagen (nuevamente nos remite al mismo grupo, ¿sospechoso, no?) pero en este caso usando la imagen de Audi y concretamente del R8.

El boceto de la RB-1200 S nos permite ver un diseño envolvente que nos recuerda más al RSQ Concept que apareciera a mediados del 2004 en la película de I Robot. La parte frontal totalmente carenada no ofrece una forma actual e incluso se ve antigua como las denominadas Café Racer.

Los faros supuestamente están basados en los del R8 y en las imágenes laterales se adivinan los LED¿s. La posición de manejo tampoco se antoja muy deportiva ya que el manubrio se encuentra muy alto en comparación de las deportivas normales, el amplio tanque tampoco da la sensación de comodidad para las piernas. El asiento y terminación trasera cuenta el escape por debajo, un buen detalle pero algo ya visto en otras marcas.

El basculante trasero es un monobrazo con un extraño rin totalmente cerrado, como los utilizados para la recuperación de energía de frenado, raro tomando en cuenta que se frena más con el eje delantero, si es que cuenta con un sistema así.

No existe ningún dato mecánico, salvo el que lleva en su propio nombre, 1200cc para su motor.

Al final se trata de un concepto centrado en la imagen, contando con pocos elementos de funcionalidad (y vida real), lo importante aquí es el hecho que cada día más usuarios y las propias empresas se asocian con las dos ruedas, tratando de abrir nuevos mercados con productos anteriormente no pensados.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.