Pico y placa extendido no es la solución

El debate sobre ampliación del pico y placa desvía la atención del problema de movilidad en Bogotá: falta de vías y un sistema de transporte saturado.

Redacción Vehículos

01:21 p.m. 15 de septiembre del 2017
Pico y placa extendido no es la solución

Pico y placa extendido no es la solución

Andrés Baraya Rubiano
Redactor de EL TIEMPO


Desde cuando el alcalde Enrique Peñalosa manifestó su intención de ampliar el horario del pico y placa a 13 horas y media, se ha suscitado una gran polémica entre los ciudadanos sobre la conveniencia de esta modificación.

Si bien dicha medida fue útil para mejorar la movilidad durante la visita del papa Francisco hace una semana, también causó que cientos de ciudadanos, y en especial quienes viven a las afueras de Bogotá y trabajan en la ciudad, tuvieran que vivir en carne propia el mal servicio del trasporte público ante la imposibilidad de trasladarse con su vehículo.

Según la Secretaría Distrital de Movilidad –SDM–, en la actualidad la entidad está realizando los estudios pertinentes para tomar una decisión definitiva.

Pero ¿cuáles son los criterios, y factores que están considerando en un supuesto estudio para valorar la conveniencia o no de dicho ajuste?

No hubo respuesta. Al cierre de esta edición, la Secretaría de Movilidad nos informa que “por el momento no hará ningún pronunciamiento oficial sobre el tema [...] en el momento en que lo haya, lo estaremos dando a conocer de forma amplia a la ciudadanía y a los medios de comunicación”.

Pico y placa extendido no es la solución

.

De llegar a ser implementado, con el horario extendido de 13 horas y media, los efectos podrían ser muy contraproducentes a futuro en materia de movilidad con el incremento del parque automotor y de motos, como ya ha sucedido en el pasado (Ver ‘El pico y placa y sus efectos’).

Como lo hemos manifestado en el pasado a través de estas páginas, el debate interminable del pico y placa no debe desviar la atención de lo que realmente es el problema de movilidad de la ciudad, debido a la falta de planeación y desarrollo de nuevas vías y a un sistema de transporte público saturado.

Se necesita de manera urgente pasar del papel a la realidad la construcción de vías como la ALO y las anunciadas ampliaciones y mejoras de la salidas de Bogotá (Autonorte, carrera séptima y calle 13).

Así mismo, es indispensable el mejoramiento del servicio del Sistema Integrado de Transporte –Sitp–; el inicio de la construcción de las troncales de TransMilenio sobre la avenida Boyacá, carrera 68 y séptima; y la ejecución de una vez por todas del tan anunciado Metro elevado, para así tener un verdadero Sistema Integrado de Transporte y que este sea una alternativa real para quienes hoy se movilizan en sus automóviles.

Pico y placa extendido no es la solución

.

Solo así se puede promover que los propietarios de vehículos particulares racionalicen su uso, utilicen el Sitp y no se vean obligados a adquirir un segundo vehículo o moto para sacarle el cuerpo al pico y placa, pues la gran mayoría no se le mide a subir al inseguro y congestionado servicio de trasporte público actual.

Otra de las críticas más fuertes realizadas a la medida de pico y placa con más horas es que no contribuye al desarrollo económico de las ciudades, teniendo como principales contradictores a Fenalco y Asopartes, gremios que en diversas oportunidades han manifestado que este tipo de medidas no solucionan de forma definitiva el atoro del tráfico y sí afectan el comercio.

FRASES

“Es una medida inapropia- da que afectará el comercio, aumentará el parque automotor y no soluciona la movilidad de una ciudad con atraso en su infraestructura y mal servicio de transporte”. Eduardo Visbal, Vicepresidente Comercio Exterior Fenalco.

“Los días del papa fueron completamente diferentes a una situación normal en la ciudad; el jueves 7 muchas empresas no trabajaron”. Tulio Zuloaga, presidente Asopartes.

Pico y placa extendido no es la solución

.

¿Persecución a los particulares?

Desde hace muchos años, quienes han pasado por el Palacio Liévano, emprendieron una persecución a los vehículos particulares a través de decisiones apalancadas en aspectos medio ambientales.

Durante el gobierno de Gustavo Petro se impuso de manera arbitraria el día sin carro varias veces al año. La actual alcaldía ha sido enfática en restringir su uso también con diversas medidas que lleven a desincentivar su uso mediante el aumento en las tarifas de parqueaderos públicos, al quitar vías para crear ciclocarriles, implantar peajes urbanos (que ya cuenta con la aprobación del Concejo) o la posibilidad de pagar un sobre costo por usar vías principales.

Lo paradójico es que a su vez presenta ideas como la de autorizar la circulación de vehículos particulares en horario de pico y placa mediante un pago anual y voluntario, establecido en el artículo 73 del Plan de Desarrollo.

Es importante destacar que dicha norma fue declarada nula el pasado lunes 11 de septiembre por parte del juez 40 administrativo al considerar que viola el principio de igualdad, pues se establece un trato discriminatorio.

Lea 'El pico y placa y sus efectos'

Noticias recomendadas

Más noticias

Bajarse del carro y subirse a la moto

Pasar del carro a la moto conlleva una larga lista de consideraciones que no deberían ignorarse. Conozca las ventajas de hacer el cambio.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.