Los proyectos de conducción autónoma avanzan a toda máquina en Estados Unidos

Marcas como Cadillac con el XTS o la Universidad de Stanford que con un Audi alcanzó los 200 kph, un récord para este tipo de movilización siguen acumulando kilómetros para afinar esta tecnología.

Redacción Motor

08:11 p.m. 27 de agosto del 2012

No sólo Google con su su Toyota Prius que se conduce de forma autónoma y ya ha recorrido más de 300 mil kilómetros de pruebas impulsan este nuevo tipo de conducción. Marcas como Cadillac o Audi también aportan su experiencia en test que evalúan nuevas características y dificultades que resultan de la implementación de estos sistemas.

Por ejemplo, Cadillac va a someter a su modelo XTS equipado con un sistema de conducción semiautónoma denominado Super Cruise a un recorrido especial que involucra calles y el puente de Brooklyn (Nueva York) para determinar la velocidad de respuesta y precisión para reconocer obstáculos verdaderos y situaciones de riesgo.

Esto determinará la capacidad de los sistemas de seguridad y sensores que trabajan coordinados para poder difrerenciar entre las señales y los imprevistos que pueden inducir a errores debido a que la información que 'leen' debe activar reacciones de manejo en tiempo real.

Esta 'afinación' del manejo autónomo ayudará a establecer una serie de comportamientos y reacciones del vehículo en vías normales de alto flujo en las que se ve la necesidad de una mínima intervención del conductor.

En esto coincide el proyecto de conducción autónoma de Google, uno de los más avanzados del mundo, pues también reconocen que a pesar del avance de este tipo de sistemas, si en la calle hay una situación que se sale de la lógica, necesitan bastante tiempo para reaccionar adecuadamente.

A casi 200 kph y 'sin manos' en el volante

Desde 2010, la Universidad de Stanford, en California, presentó en un Audi TTS que llevó a la legendaria carrera de Pikes Pike para que corriera sin conductor.

El más reciente avance de este proyecto denominado Shelley fue un registro de 193 kph, en el circuito californiano de Thunderhill, donde rodó sin intervención de un piloto, lo que se constituye en récord pues podría considerarse como el primer carro deportivo autónomo.

Este Audi TTS está basado en el modelo de serie y el sistema autónomo que posee se desarrolló de forma conjunta entre la Universidad mencionada y el grupo Volkswagen. Los elementos que responden de forma automática son la dirección, la aceleración, los frenos, la caja de cambios y el freno de estacionamiento.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.