Se prueba la pintura fluorescente para mejorar la visibilidad en las carreteras

En la Autopista Inteligente del Estudio Roosegaarde, que es una propuesta para mejorar las condiciones de seguridad de las vías, se desarrolló una pintura que funciona bajo pobres condiciones de luz.

Redacción Motor

05:32 a.m. 23 de abril del 2014

La pintura que se usa en las carreteras de todo el mundo tiene alta visibilidad y microesferas de vidrio retroreflectoras que permiten distinguir los límites de la calzada y continuidad de la vía, pero que en muchas ocasiones se pierde ante escasas condiciones de luz por lo cual esta debe ir acompañada, no sólo de una buena iluminación en los costados de la carretera sino también con accesorios reflectivos como los que en Colombia denominamos 'ojos de gato'. Pues, su aplicación y uso, así como los costos de mantener una infraestructura para hacer 'visibles' las carreteras podrían ser  cosas del pasado.

El Estudio Roosegaarde, que es un laboratorio futurista del artista Daan Roosegaarde que involucra un gran equipo de diseñadores e ingenieros adelanta un proyecto para diseñar las Autopistas Inteligentes y dentro del mismo está desarrollando una pintura fluorescente que permitiría eliminar todos los inconvenientes de la tradicional y que además ofrecería una impresionante visibilidad bajo cualquier condición de luz, pues sólo se apoyaría en las luces de los carros.

Esta nueva pintura, que funciona de la misma forma que las películas luminiscentes de aparatos digitales, se aplicó de forma experimental en 500 metros de carretera de la ciudad de Oss en Holanda para demarcar sus contornos y ver cómo es su proceso de degradación bajo las condiciones de uso y los diferentes climas.

En cuanto a su poder para 'iluminar', esta pintura sólo necesita de una luz que se proyecte sobre la superficie del pavimento para 'brillar', incluso la luz del sol sería suficiente en el atardecer, y ello conllevaría a un gran ahorro en los costos de la infraestructura en materia de alumbrado público, mucho más ecológica en su uso y ofreciendo una mayor profundidad de alcance en materia de visibilidad para los conductores que no evitarían el manejo frecuente de luces en alta.

Este es el primer paso de las 'Smart Highway' ya que en un futuro un poco más lejano, el Estudio Roosegaarde busca que el asfalto se convierta en una pieza interactiva de la conducción y que este sea poco menos que una pantalla interactiva en la que se puedan 'leer' datos sobre el estado del tiempo, el tráfico en tiempo real y otros datos relevantes para la conducción. Claro, no sólo será a partir de 'pinturas' que se haga realidad esta maravilla.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.