14 por ciento de su ingreso pierden hogares de estratos 1,2 y 3 por efecto del nuevo Pico y placa

El 53 por ciento de propietarios de carros afectados por la ampliación de la norma están en estos estratos, revela el informe del Econcept. Se deteriora confianza en Bogotá y cae recaudo de impuestos.

Redacción Motor

05:00 a.m. 18 de septiembre del 2009

Contrario a lo que proclaman las autoridades de Bogotá, el horario ampliado del pico y placa sigue causando estragos. Ahora el impacto negativo de la medida no es solamente en el comercio organizado, sino que los perjuicios se trasladaron al bolsillo de las familias con menores ingresos.  

Así lo revela un reciente estudio de la firma Econcept, que dirige el economista y ex director de Planeación nacional Juan Carlos Echeverry, que tiene entre sus principales hallazgos el hecho de que el 53 por ciento de los afectados por la ampliación del pico y placa pertenecen a los estratos 1, 2 y 3. 

Además, un estudio realizado por el Banco de la República, que cita Echeverry, demuestra que "el impacto para un hogar en Bogotá de perder el acceso a su vehículo durante dos días a la semana tiene un costo monetario equivalente a un 14 por ciento de su ingreso". 

Echeverri explicó que con base en una metodología econométrica, el investigador Carlos Molina, hizo cálculos de producción e ingresos, que llevarían a "que a una familia que devenga 700 mil pesos mensuales, el Distrito debería devolverle cien mil pesos mensuales" por el efecto del no uso de su carro. 

La medida, agrega Echeverri, "tiene consecuencias regresivas, dado que perjudica económicamente, en una mayor proporción, a los hogares de bajos ingresos. Esto, sin tener en consideración que son precisamente los hogares de mayores ingresos aquellos que eventualmente tienen acceso a más de un vehículo". 

La presencia de más automóviles ya se empieza a notar en las calles, y no son precisamente las familias de estratos económicos bajos las que pueden optar por un segundo o tercer carro. 

Ya la semana pasada el concejal de Bogotá Celio Nieves, advirtió sobre el incremento de solicitudes de vehículos blindados (60 por ciento), el aumento en la circulación de carros con más de 10 años de uso, así el incremento de vehículos con símbolos que identifican a los minusválidos. 

Otros daños de la medida

Aparte de los costos generados por la ampliación del pico y placa para los bogotanos, se han reducido las ventas en el comercio, algo en lo que han insistido gremios como FENALCO y Asopartes,  y se han deteriorado las mediciones de confianza en Bogotá. 

El estudio demuestra que Bogotá ha dejado de recaudar un 12 por ciento de sobretasa a la gasolina. Y en cuanto al desempeño del comercio, el estudio ratifica el impacto en la caída de las ventas y las visitas a los centros comerciales.  

En un centro comercial tipo de Bogotá en promedio entran 21.5 por ciento menos carros por semana, a partir de la implementación de la medida. El análisis destaca que existe evidencia de que la contracción del comercio en Bogotá se ha visto profundizada por la restricción vehicular. 

Por la restricción del pico y placa extendido, en el período de marzo - abril, en impuesto del ICA se dejaron de recaudar alrededor de 48 mil millones de pesos (12.2 por ciento).  

Otro de los puntos relevantes del estudio es una aceleración en el deterioro de la confianza en Bogotá, con relación a otras ciudades del país, a partir de comienzos de este año. 

Echeverri destaca que si bien es difícil aislar el efecto del pico y placa de la recesión económica que vive el país, hay evidencia de que la contracción del comercio en Bogotá se ha visto profundizada por la restricción.  

"La restricción vehicular durante dos días completos en Bogotá genera costos excesivos para los ciudadanos y la actividad económica. Es por esto que vale la pena evaluar modelos de regulación diferentes, que en lugar de prohibir un tránsito al vehículo le asignen un precio a su desplazamiento a determinadas horas o lugares" destacó Echeverri. 

El economista aseguró que las ciudades deben tener una buena organización del tránsito, un buen transporte público y construir infraestructura. "Si eso no se tiene, la cuarta mejor opción es quitarle el carro a la gente. Para evitar hacer esto, tendría que haber hecho las tres cosas anteriores. Y la cuarta es una opción invasiva y autoritaria", puntualizó. 

Cifras de la restricción 

Como parte del análisis macroeconómico y en cuanto a las cifras de desempeño del sector el estudio recoge datos importantes:  

El PIB del comercio se contrajo un 2.7 por ciento en el primer trimestre de 2009. 

La recesión ha tenido repercusiones graves en términos de empleo. En mayo la ocupación laboral en el comercio se contrajo 3.9 por ciento en términos anuales, tras una caída del 4.5 por ciento en abril.  

La caída más importante se observa en el empleo temporal, particularmente en aquel intermediado a través de agencias, donde ha caído en más de 13 por ciento en términos anuales.  

Al evaluar los resultados de la encuesta de Fedesarrollo que mide la percepción de los empresarios sobre la actividad económica de su ciudad, se deja ver que en el mes de abril, a nivel nacional, un 20.1 por ciento de los encuestados reportó menores ventas que en marzo.  

En Bogotá este porcentaje fue un 51 por ciento superior a las demás ciudades del país.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.