ABC de los carros híbridos y eléctricos

Los vehículos híbridos y los eléctricos son producto de una iniciativa 'verde' de las compañías que buscan estar a tono con las políticas mundiales de emisiones.

Redacción Motor

08:40 p.m. 02 de diciembre del 2011

  Mucho va del híbrido al eléctrico de rango extendido, y de éste, al eléctrico 'puro'. Fue lo que pudimos comprobar al volante de tres vehículos que se posicionan en cada una de estas categorías y que ya ruedan en Colombia a manera de experimento con una misión clara: convencer al gobierno nacional y a los alcaldes locales de que 'el presente, ayer fue mañana'.

"Por su avanzada tecnología, vehículos como el nuestro son aun muy costosos y por eso requieren incentivos de los gobiernos para poderlos vender masivamente -aseguró el presidente de GM Colmotores, Santiago Chamorro, durante la presentación del Chevrolet Volt-. En Estados Unidos cuesta alrededor de 40 mil dólares, aquí no bajaría de 160 millones de pesos".

Denis Barbier, líder para América Latina de Renault, advirtió durante el lanzamiento del proyecto Z.E. en Colombia, que su marca está preparada para entrar con 250 eléctricos (Fluence y Kangoo) a manera de prueba para suplir flotillas de empresas que estén capacitadas para hacerles seguimiento y medir su efectividad.

"Para la fase inicial del vehículo eléctrico es necesario ampliar el marco normativo actual y tomar decisiones acerca de temas clave como cupos, impuestos o pico y placa -reconoció el alto ejecutivo-. Ya hemos hablado con algunas entidades oficiales, como Planeación Nacional, pero sí es necesario un acompañamiento del Gobierno Nacional".

En la actualidad, la legislación colombiana contempla un cupo anual no mayor a 200 unidades híbridas y eléctricas, una cifra muy pequeña que no permitiría una entrada masiva de esas tecnologías, además de la falta de infraestructura (puntos de recarga) y de políticas ambientales puntuales, como incentivos tributarios para este tipo de tecnologías, rebaja en los aranceles y tarifas de consumo favorables.  

A nuestras manos llegaron el Kia Optima híbrido, el Chevrolet Volt eléctrico de rango extendido y el Renault Fluence, 100 por ciento eléctrico, los cuales nos demostraron, cada uno en su estilo, que la forma de diseñar, concebir y usar el carro está dando un vuelco en el mundo... al menos desde la óptica de las nuevas políticas ambientales.

Kia Optima híbrido
En este vehículo, el motor de combustión interna y el eléctrico trabajan como coequiperos (si acelera, se 'prende' el de gasolina, si anda suave, trabaja el eléctrico) y le proveen al vehículo muy buena potencia con un bajo consumo de combustible.
Ambos permanecen en 'pausa' (sin que se alteren el aire acondicionado o el equipo de sonido, por ejemplo), cuando el carro se detiene en un semáforo. El motor del Kia Óptima híbrido es de 2,4 litros y sus baterías son hechas de polímero de litio que son recargadas permanentemente.

Chevrolet Volt
Los ingenieros de General Motors lo llaman 'de rango extendido' porque, a diferencia del híbrido convencional, éste funciona con el motor eléctrico aun a altas velocidades y hasta que se les agoten sus baterías. El manual promete una autonomía eléctrica de 60 kilómetros en condiciones normales y de 600 con la acción del motor de combustión interna, que es un 1,4 litros similar al del Cruze comercializado en Estados Unidos. Para recargar las baterías (con vida útil de ocho años, en promedio) hay que 'enchufarlo' a la pared.

Renault Fluence
Es el más eléctrico de los tres modelos porque no contempla motor de combustión interna. Tiene una autonomía de 185 kilómetros (alrededor de 2:30 horas) en condiciones normales y, al igual que el Volt, tiene un excelente torque y genera cero emisiones. 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.