El ABC de las películas de seguridad para los automóviles

Aunque no requieren ningún mantenimiento especial se debe tener cuidado al limpiar la superficie sobre la que está puesta la película.

Redacción Motor

08:47 p.m. 01 de marzo del 2013

1. Filtran casi en su totalidad la radiación solar, los rayos UV que tienen que ver con el envejecimiento y el cáncer de la piel, así como en el deterioro de los plásticos y tapizados del carro.

2. Ayudan a mejorar el consumo de combustible del carro pues, si filtran los rayos infrarrojos, ayudan a bajar la temperatura de la cabina y el aire acondicionado debe trabajar menos.

3. Pueden ser transparentes, no necesariamente deben ser oscuras para que cumplan ambas funciones.

4. Este es un proceso que se hace en la posventa del carro, no se hacen en las plantas de fabricación.

5. En el panorámico no se deben instalar, pues estos parabrisazas están regulados por una norma internacional que obliga a que por sus características de seguridad de altas características se les incluye la lámina de protección solar durante el proceso de fabricación y llegan así a las líneas de ensamblaje.

6. Los carros blindados manejan Kevlar y policarbonato, y tienen una película de alta de polarización que permite un paso de luz por debajo del 30 por ciento.

7. Las láminas destinadas a la industria automotriz tienen una protección contra la abrasión que genera el subir y bajar las ventanas,  pues tienen un grosor de 4 milésimas de pulgada.

Así se instalan y mantienen
Las firmas especializadas tienen moldes de los diferentes vidrios de los autos y cortan sobre las láminas de protección solar, que son rollos de 1.5 metros, la medida exacta que tiene un fuerte adhesivo por uno de sus lados. La instalación la debe hacer un experto que sólo se provee de agua con jabón para hacer 'deslizar' la película sobre el vidrio procurando evitar que queden burbujas.

Aunque no requieren ningún mantenimiento especial se debe tener cuidado al limpiar la superficie sobre la que está puesta la película para no aplicar productos abrasivos, como bicarbonato de sodio, detergentes de ropa o de loza, ni instrumentos punzantes o cortantes que la puedan perforar. Se debe utilizar un paño suave y agua o productos especiales para limpieza de vidrios.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.