El abecé de los extintores para vehículos

El mantenimiento debe hacerse en sitios especializados que tengan los equipos para ese fin, jamás en el andén o en la carretera.

Redacción Motor

08:27 p.m. 09 de agosto del 2013

La norma técnica colombiana (NTC 1446) obliga a los conductores a llevar en el automóvil un extintor tipo ‘BC’ (de 5 o 10 libras), referencia destinada a controlar incendios provocados por líquidos inflamables y derivados del petróleo (gasolina y Acpm).

Sin embargo, de nada sirve cargarlo si no se tiene el polvo químico adecuado o si, como suele suceder, el accesorio está dañado o vencido.

“Los organismos de control en Colombia obligan a recargar el extintor cada año porque puede presentar fatiga en sus materiales con la consecuente pérdida de presión, y porque el polvo químico pierde su efectividad total mientras está guardado mucho tiempo –explica el ingeniero César Augusto Ramírez, gerente de manufactura de Industrias Campi, fabricante de extintores–. A primera vista, lo que el conductor debe revisar es que el cilindro esté en buen estado y que la aguja indicadora del manómetro señale la presión dentro del triángulo verde o, al menos, no esté recostada hacia la izquierda de la medición”.

Es importante aclarar que la actualización del extintor debe hacerse en sitios que tengan los equipos especializados para ese fin y no acudir jamás a las recargas ‘de andén’, al borde de la carretera, donde utilizan polvos (cal, por ejemplo) que nada tienen que ver con el control de incendios.

Un buen extintor de 5 o 10 libras cuesta, en promedio, entre 25 mil y 35 mil pesos. Desconfíe de aquellos cuyo costo está por debajo de estos valores, pues seguramente no cumplen con las normas técnicas de fabricación. Lo más recomendable será siempre comprar en almacenes de cadena o en los puntos de fábrica de las marcas reconocidas.

Causas de un incendio

La unión del oxígeno con algún elemento de combustión (telas, plásticos, cauchos o líquidos inflamables) y el calor hacen que un automóvil se prenda fácilmente.

Si se presenta un cortocircuito, es posible que el incendio no se propague, pues consume inicialmente los cables.

Si el calor de las llamas es tal que se traslada a otras piezas del carro, como asientos, plásticos, mangueras, llantas, pintura y demás, es posible que se derritan los conductos de gasolina y que ésta empiece a alimentar el fuego.

Para apagar las llamas…

1. Quite el seguro de la palanca de activación del extintor, girando y halando del pasador.

2. Procure estar lo más cerca posible a la llama, accione la pistola dirigiendo el polvo químico en un ángulo de 45 grados a la base de la conflagración, de forma horizontal. No la dirija a las flamas.

3. No vacíe todo el contenido de un solo disparo: haga descargas cortas y precisas.

¿Qué hacer en caso de emergencia?

La primera medida es mantener la calma e identificar dónde se puede estar produciendo el conato de incendio. Tenga en cuenta que solo existen dos formas de sofocarlo: cortando el oxígeno o neutralizando la fuente de combustible.

Si detecta humo o tiene la sospecha de que algo se está quemando, lo primero que debe hacer es abrir la tapa del capó y la del baúl, pues sus guayas se derriten fácilmente.

¿Cómo se actualiza el de cinco libras?

1. Se despresuriza y desocupa.

2. Mediante una prueba neumática, se revisa si el cilindro presenta fugas y porosidades.

3. Lo llenan de polvo químico seco y lo pesan.

4. Se instala la válvula de presión.

5. El extintor es presurizado con nitrógeno, a 125 libras de presión.

6. Lo someten luego a otra prueba neumática para corroborar su total hermeticidad.

7. Se ajusta el pasador de seguridad y, cumplida la recarga, se le adiciona al extintor una calcomanía de instrucciones de manejo, con su respectiva fecha de vencimiento.

Llévelo de forma segura

El sitio más adecuado para llevar el extintor es debajo del asiento del pasajero o copiloto, ya que está a su alcance y es fácil de sacar.

Nunca lo guarde en el baúl, metido al fondo de las maletas. Llegado el caso, llévelo encima de todo el equipaje con el kit de carretera.

No lo coloque bajo del asiento del conductor, pues, si el soporte se daña, el extintor podría rodar hacia los pedales y causar un accidente.

Tampoco lo ubique colgado en un paral: si se sale, puede herir a un pasajero.

Así se fabrican

El armado: se enrolla una lámina ‘col roll’ calibre 20 para el cuerpo del extintor y se una con soldadura autógena. Dos campanas (superior e inferior) son embustidas y ensambladas en el cilindro, y unidas con soldadura al cilindro central. La campana superior incluye un miple de rosca, donde ingresa la válvula de presión del extintor.

Primera verificación: se realiza una prueba neumática parea revisar que el cilindro armado no presente fugas ni porosidades.

El acabado: se le da el color con pintura electrostática.

El llenado: se llena con polvo químico seco y se pesa. Luego, se ensambla la válvula de presión y se presuriza con nitrógeno de 125 libras de presión.

Segunda verificación: el extintor es sometido de nuevo a una prueba neumática para corroborar su total hermeticidad.

Acabado final: se ajusta el pasador de seguridad y la calcomanía de instrucciones de manejo con su respectiva fecha de vencimiento.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.