Se acaba el tabú de las llaves inteligentes

La pérdida o daño de la llave de apertura y/o encendido ya no es un problema costoso ni demorado de solucionar.

Redacción Motor

05:42 a.m. 15 de julio del 2011

  Es común que, al comprar carro, el vendedor le advierta al comprador que le entrega dos copias de las llaves de su carro que debe cuidar y proteger como un tesoro, pues no sólo son difíciles de conseguir, sino costosas. 

Lo cual es cierto, pues abrir y encender el computador del carro depende de este elemento de no más de ocho centímetros, que incorpora una tecnología bastante avanzada. Por eso, cada vez que al conductor se le caen las llaves al piso o las pierde, sufre un ataque de pánico, ya que hasta hace unos años era muy complicado conseguir un repuesto, no se podían duplicar y sólo se podían sacar con el concesionario.

El descuidado debía pedirlas a la fábrica y el trámite podía demorarse más de un mes. Además de ser muy costoso. Pero ahora todo es más sencillo, rápido y económico. Y el  transponder , el inmovilizador y el computador del carro, partes fundamentales del sistema de apertura y encendido del carro, ya no son impenetrables.

¿Por qué cuestan?
La mayoría de carros modernos, si no todos, incorpora en la llave una tecnología codificada o  chip , el cual se encarga de encender el motor, desbloquear el timón y activar el sistema de inyección.

La complejidad se resume en que las llaves de ahora son parte esencial de un sistema e seguridad pasiva de todos los vehículos. 
Se compone de una llave mecánica, cuyo labrado se realiza únicamente por medio de una computadora pequeña que la lee y recibe unos parámetros, y mediante 

Bluetooth  transmite la información a otra máquina que la fabrica mediante láser. Además, tiene una parte plástica donde incorpora lo que se conoce como  transponder , es decir, un dispositivo que contiene una memoria, comúnmente conocida como chip. 

Por medio de estos dos accesorios se envía una señal (código de identificación o de seguridad) al módulo inmovilizador del carro. Ese módulo está instalado en alguna parte cerca a la dirección, pero su ubicación varía dependiendo de marca y modelo.

Si el código coincide, ese elemento permite que los demás sistemas se enciendan.  Ahora se pueden realizar duplicados en una hora.  

20 minutos a una hora es el tiempo máximo  Es el tiempo que se toma ahora realizar una nueva llave o un duplicado, el mismo proceso que antes se tomaba cerca de un mes o 45 días, pues el pedido se hacía a la fábrica.

Llaves, también a domicilio 

 'Llaves y suministros' está incursionando en el mercado colombiano de las llaves con un nuevo e interesante equipo instalado en la parte trasera de una camioneta, con el cual puede desplazarcompuadores y software y fabricar llaves a domicilios.

Solo se requiere llamar al teléfono celular (350) 258 2006, y en un dos por tres una camioneta estará al pie de su casa realizándole la copia de la llave, evitando el desplazamiento de la gente y del carro en grúa. 

Además, cuenta con el servicio para flotas de buses y camiones y particulares a larga distancia. Por medio de  email, consigue la información requerida y en 20 minutos y pone la llave en una empresa de envíos que la lleva hasta cualquier parte del país.

Por ahora sólo cuenta con una camioneta ya lista para empezar a circular por Bogotá, pero muy pronto la flota se complementará con 15 similares, las cuales serán manejadas por madres cabezas de familia que estarán debidamente capacitadas para fabricar las llaves.

Todo cambió 

Ahora existe un sistema que se conecta al inmovilizador, copia el código y permite la realización de la llave.  Este sistema está en Colombia, con representantes de los computadores y el software en el país que incluso proveen a los mismos concesionarios. Es el caso del centro de soluciones en cerrajería, llamado 'Llaves y suministros', que tiene todos los equipos para duplicar y generar llaves nuevas de la mayoría de modelos de todas las marcas.

Además de crear nuevos 'chips' y tener todas las partes originales y genéricas, incluso provee los emblemas que tanto se les pierden. 

Este taller nacional otorga un gran beneficio por encima de los concesionarios, pues mientras aquellos se pueden demorar 45 días hábiles en traer una copia, en esta empresa la tienen en no más de una hora, dependiendo de la complejidad de la llave. Sin hablar del precio, que por costos de envió e internos, es mucho más oneroso con la marca. 

Las llaves inteligentes almacenan un chip que hace parte del sistema de seguridad pasiva del carro y evita que sea fácil robarlo. Sin este, el motor no encendería.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.