Acceder a crédito para vehículos hoy es más fácil

Cada vez existen menos requisitos y más facilidades para que cualquier persona pueda comprar su carro nuevo o usado por medio de un sistema de crédito.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

¿Quién es usted frente a los bancos?

Aunque están desapareciendo requisitos como la exigencia de fiadores, las entidades de crédito examinan con lupa sus ingresos y capacidad de endeudamiento.

Los tiempos en que era necesario demostrarles a los bancos que una persona no necesitaba la plata para que le aprobaran un crédito quedaron atrás.

Hoy, si usted quiere comprar carro nuevo o usado, prácticamente con la cédula, y algunos requisitos, puede pasar de peatón a conductor.

Si bien las entidades financieras siguen siendo celosas en materia de exigencias a la hora de aprobar créditos, es evidente que hoy los parámetros para otorgarlos son más amplios. 

En el caso de compra de carros nuevos o usados, por ejemplo, uno de los requisitos que hace unos años era indispensable como el codeudor, ya no se exige, salvo en algunos casos muy puntuales pues el carro queda como garantía de la deuda (reserva de dominio o de prenda).

Para la compra de vehículos, algunas entidades solo exigen codeudor cuando la persona no tiene historia crediticia (acaba de regresar al país), o sin experiencia crediticia (universitarios).

Y si la persona tiene calificación alta (AAA), es decir que tiene un excelente historial de crédito y recursos, la sola firma del pagaré es suficiente. 

Las entidades financieras -además de ofrecer facilidades de pago como los planes 50-50 o diferir la primera a determinado número de meses- ahora buscan los clientes en los propios concesionarios, en donde instalan oficinas en las que en cuestión de minutos analizan y verifican el historial crediticio y preaprueban los créditos.

Otras entidades, como el BBVA, cuentan con personal que se encarga de visitar los clientes y ellos mismos hacen el trámite del crédito.

Lo único que el cliente tiene que hacer es entregarles las certificaciones laborales (antigüedad e ingresos), y certificados de la Dian del año anterior. No obstante, muchas personas recurren a los bancos de su confianza, es decir, en donde siempre han manejado sus cuentas.

Capacidad de endeudamiento, la clave

Para evaluar si una persona es sujeto de crédito, los bancos y compañías de financiamiento comercial tienen en cuenta un conjunto de criterios, en el que, según, Clara Escobar Ramos, directora ejecutiva de la Asociación de Compañías de Financiamiento Comercial (Afic), el más importante es la capacidad de pago (ingresos).

La importancia de este ítem radica en que el crédito para vehículos se maneja con cuotas fijas durante la vida del  mismo. Las entidades evalúan si los ingresos son suficientes para cubrir esa cuota.

Además de la historia crediticia y el respaldo patrimonial que los bancos escudriñan en detalle, se fijan mucho en sus gastos (arrendamientos, valor de la cuota de otros créditos o tarjetas de crédito y los del hogar). 

También examinan sus comprobantes de pago de nómina para verificar no solo el valor de sus ingresos, sino otras deducciones que pueda tener. ¿Vemos el balance de caja, de tal suerte que podamos calcular la capacidad y nivel de endeudamiento¿, afirma Jorge Hernández, responsable del Departamento de Marketing del BBVA.

Los bancos califican

El temido reporte en las centrales de riesgo (Datacrédito, Cifín) es otro elemento a tener en cuenta, sin embargo, si la persona está al día con sus obligaciones, así siga apareciendo  en esa ¿lista negra¿, puede ser sujeto de crédito.

No importa el monto del crédito, es decir si se va a usar para comprar un vehículo de baja, media o alta gama, lo importante es la capacidad de pago. Al cliente se le califica según las normas de las Superintendencia Financiera de Colombia entre A, B, C, D y E, siendo A la mejor calificación y E la peor (cartera castigada).

Por último, algunos bancos, sobre todo, en los créditos de mayor cuantía, están realizando visitas domiciliarias para prever la presentación de ilícitos o suplantaciones, explica Hernández. 

Y según la directora ejecutiva de la Afic, ¿más que todo por razones de conocimiento de cliente (requisito esencial para el riesgo de lavado de activos), aunque no es una práctica general sino cuando las circunstancias lo ameritan¿. En todo caso, todos los datos de la solicitud de crédito se verifican por distintos medios.

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.