Acción popular para bajar precios de gasolina

Los promotores de ésta iniciativa dicen que el Gobierno al mantener los precios lo que tiene es "un impuesto disfrazado". Interpondrán acción de nulidad contra decreto que fijó precios del galón.

Redacción Motor

05:00 a.m. 27 de febrero del 2009

Por lo que consideran una "inexplicable actitud" del Gobierno al mantener las progresivas alzas en los precios de la gasolina, a pesar de la tendencia mundial a la baja, los senadores Luis Fernando Velasco y Hugo Serrano Gómez, interpusieron una Acción Pública contra la Nación. 

Con la acción popular -radicada en el Juzgado 14 Administrativo del Circuito de Bogotá-, se busca que el precio de la gasolina baje entre mil y mil 200 pesos por galón. O en otras palabras, establecer la baja en los precios de los combustibles, ajustándolos a los estándares internacionales del petróleo. 

Velasco y Serrano sostienen que con la actitud del Gobierno, además, se están vulnerando los derechos colectivos de los consumidores y usuarios y se entorpece la libre competencia. 

Otro de los argumentos de los promotores de esta acción es que "a pesar de un descenso de más de 100 dólares por barril en los precios internacionales del petróleo, de manera absurda y contrariando los derechos de los consumidores y usuarios se mantiene un aumento progresivo, desconociendo que el precio del petróleo ha caído a 40 dólares (9 de febrero de 2009). Ello indica que necesariamente la gasolina debe bajar entre 1.000 y 1.200 pesos por galón".  

Esta semana, el presidente Álvaro Uribe reiteró que no habrá rebajas en los precios de la gasolina, pues en su opinión, la volatilidad del dólar y del precio petróleo, impide que el gobierno reduzca los precios.  

"El temor es que nosotros, si hubiéramos bajado el precio en noviembre y diciembre a lo que estaba el petróleo, ya lo habríamos tenido que empezar a subir de nuevo por la devaluación", dijo Uribe, quien anunció que en abril presentará un balance del comportamiento de los precios. 

Así las cosas, el precio de la gasolina a partir de ese mes dependerá de las decisiones presidenciales, del comportamiento del dólar y de los precios internacionales del crudo. 

Impuesto disfrazado 

A pesar de la defensa que hacen el Presidente y el Ministro de Minas del actual esquema o fórmula para calcular el precio de la gasolina, Velasco sostuvo que lo que se está haciendo es disfrazar un impuesto. 

"Lo que vemos es que por decreto el Gobierno está disfrazando un impuesto, es una barbaridad jurídica. Si quieren ese impuesto que vayan al Congreso y lo discutimos, pero resulta inconsecuente con la realidad económica del país, disfrazar un impuesto que no ha sido aprobado por el Congreso", dijo el congresista. 

Velasco explicó que se hicieron estudios sobre el comportamiento de precios de combustibles en el mundo, y no encontraron una explicación técnica para lo que está ocurriendo en Colombia con los precios de la gasolina que, además,  de ser de los más altos del mundo, no es de igual calidad a la que se consume en Estados Unidos. 

Se espera que en un mes el juez decida si admite o no la acción y a más tardar en seis meses haya una decisión definitiva. 

Esta no es la única movida para lograr que los precios de la gasolina se ajusten a los estándares internacionales. Otro grupo de personas está trabajando en otro frente, que es el de interponer una acción de nulidad contra el decreto que fijó los precios de la gasolina. 

ESTRUCTURA DE PRECIOS DE LA GASOLINA CORRIENTE

1. Ingreso al productor: lo determina mensualmente el Ministerio de Minas y Energía con base en los costos de oportunidad.
2. IVA: 16 por ciento (Ley 633 del 2000);
3. Impuesto global: valor fijo anual establecido por la Ley 681 del 2001.
4. Tarifa de marcación de los combustibles
5. Tarifa de transporte; corresponde al costo máximo de transporte a través del
sistema de poliductos.
6. Precio máximo de venta al distribuidor mayorista: es la suma de los ítems 1, 2, 3, 4 y 5.
7. Margen al distribuidor mayorista: este valor corresponde al margen máximo reconocido a favor del distribuidor mayorista, que se fija en máximo 8,5 centavos de dólar por galón, por las ventas de gasolina motor corriente y en 9 centavos de dólar por galón para el Acpm, teniendo en cuenta las inversiones en infraestructura, los costos de operación y mantenimiento, los gastos de administración y ventas y las pérdidas por evaporación y los costos de 'aditivación'. Este valor es calculado mensualmente, tomando como referencia el promedio de la tasa representativa del mercado, certificada por la autoridad competente, vigente para los 25 primeros días del mes inmediatamente anterior.
8. Precio máximo en planta de abasto mayorista: es la suma de los ítems 6 y 7.
9. Margen al distribuidor minorista: este margen no incluye el transporte desde la planta de abasto hasta la estación de servicio.
10. Pérdida por evaporación: sólo se le aplica a la gasolina motor corriente.
11. Transporte de la planta de abasto mayorista a la estación.
12. Precio máximo de venta al público: es la suma de los ítems 8, 9, 10 y 11.
13. Sobretasa: 25 por ciento del precio de referencia establecido por el Ministerio de Minas y Energía para la gasolina motor corriente y 6 por ciento para el Acpm.
14. Precio máximo de venta por galón. incluida la sobretasa: es la suma de los ítems 12 y 13.

Existen dos regímenes para establecer el precio máximo de venta al público, estos son el régimen de libertad vigilada y el de libertad regulada.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.