¿Se puede actualizar su carro? (II parte)

Repaso a otro grupo de accesorios susceptibles de ser instalados en carros de años anteriores. Lo que sirve y lo que vale la pena ponerles para mejorarlos.

Redacción Motor

09:47 p.m. 18 de enero del 2011

ACCESORIOS DEL MOTOR
Aunque no es necesariamente una actualización o modernización, hay que decir que modificar ciertas partes externas del motor para buscar mayor rendimiento aplica de manera más clara para los carros no electrónicos, ya que se pueden ajustar todos sus parámetros a las nuevas condiciones de trabajo.

Salvo el paso del sistema de platinos al encendido electrónico, tratado en la pasada entrega, existen muchos mitos y piezas que sugieren cambiar y cuyos efectos les explico enseguida, teniendo en cuenta que me refiero a automóviles de uso diario, no de alto rendimiento.

BOBINAS DE MAYOR POTENCIA: no tienen mayor incidencia en el rendimiento si no se han hecho cambios importantes en la relación de compresión del motor.
VEREDICTO: innecesarias.

CABLES DE ALTA MÁS GRUESOS: si no se va a transportar un voltaje mucho mayor, no se necesitan ni mejoran la potencia de la máquina, salvo que los actuales estén dañados.
VEREDICTO: innecesarios.

'HEADER' o múltiple de escape: mejora en la proporción en que el original sea muy malo y el reemplazo muy bueno. No todos los "headers" aumentan la potencia.
VEREDICTO: un accesorio interesante dentro de esos parámetros.

BUJÍAS DE VARIOS ELECTRODOS: no salta sino una sola chispa, luego no generan ningún aumento de potencia, como predican. Simplemente en el encendido en frío y en momentos de alta contaminación en las cámaras, la chispa tiene más opciones de salto y el motor no falla o la bujía no se ensucia. Tampoco las de metales preciosos mejoran la potencia del motor ni economizan gasolina.
VEREDICTO: innecesarias.

MULTIMEDIA
Con la desaparición del casete y la proliferación de los medios de transporte de información digital, es imperativo hacer el cambio del equipo de sonido si usted quiere estar a tono y conectado a la realidad nacional, desde las noticias hasta la música de hace 50 años, que ya está digitalizada. Es posible que su carro sea de un modelo con varias décadas encima, pero seguramente usted no lo es tecnológicamente. Maneja un computador en su oficina, tiene celular, hay DVD en su casa, sus hijos juegan con el iPod y el MP3, sabe Excel, tiene correos electrónicos, entra a YouTube y hasta figura en Facebook. Con este perfil personal, es imposible que su carro no esté a tono.
En ese campo hay toda clase de opciones de equipos de sonido. Precios, modalidades, funciones, conexiones, salidas de audio, coloridos, vatios en la dosis que quiera, toneladas de música en cuatro o cinco discos, en fin, en esta materia, es obligatorio actualizarse. Claro, sin llegar a los extremos de que la música cueste más que el carro, porque muchos casos así se ven.
VEREDICTO: indispensable, pero si no es un melómano, no se desborde en equipos y parlantes.

RINES Y LLANTAS
La tendencia en los carros nuevos es ir aumentando el diámetro del rin y reducir el del caucho. La razón es que mientras menos elementos flexibles haya, es mejor y más exacto el apoyo y uso de toda la banda de rodamiento de la llanta. Por ejemplo, los rines de 13 pulgadas y las respectivas ruedas ya están en desuso total. Existe la equivocada percepción de que el diámetro del rin significa
aumento de altura sobre el piso. No hay tal. Eso lo determina la altura de la llanta. Puede ser más alta una rueda rin 13 que una de 14 pulgadas. Los rines de aleación superan a los de acero estampado. Son más livianos y resistentes (si son finos), ventilan mejor los frenos, favorecen la suspensión ¿siempre y cuando no pesen más¿ y, obviamente, el carro gana en presencia. La moda ahora es poner rines enormes con llantas de muy bajo perfil, lo cual tiene sus justificaciones estéticas (tema subjetivo), pero inconvenientes claros como la vulnerabilidad de la llanta, que se corta muy fácilmente contra los filos de los huecos, y por consiguiente el daño del rin. Además, las llantas de bajo perfil suelen ser de alto rendimiento, lo que significa mucho agarre pero
menor duración.
Tenga en cuenta estos parámetros: llantas más altas que las originales generan pérdida de frenado, de pique y, por su mayor peso, aceleran el desgaste de amortiguadores, partes de suspensión y rodamientos. Llantas más bajitas mejoran el pique y el frenado, pero se pierde altura sobre el piso. Recuerde que, en teoría, las llantas que sobresalen de los guardafangos están prohibidas.
También que en rines hay muchas calidades y estilos, nunca ponga unos que sean más pesados que los originales, porque también acaban con la suspensión.
VEREDICTO: una decisión costosa, en la cual intervienen muchos factores subjetivos. Pero, de todas maneras, en las vías colombianas, más temprano que tarde hay que cambiar de rines y llantas. Luego, si pasa por el momento de ese gasto, considerar la opción es válido.

LUCES HID
Está de moda colocar luces HID (High Intensity Discharge), conocidas más popularmente como Xenón. Estas luces no son simples bombillos de vidrio azul y luz blanca. Es un sistema completo con dos transformadores que pasan el voltaje de las lámparas a 42 voltios y llevan unos bulbos especiales con gas Xenón. Son luces muy precisas, mucho más intensas, pero que deslumbran menos que las convencionales. Es un accesorio interesante, porque en carretera se ven sus ventajas claramente y más en carros de edad, cuyas lámparas se han opacado y perdido iluminación.
VEREDICTO: un lujo que le da 'look' al carro, pero carito. Hay kits chinos desde los 600 mil pesos, pero uno de marca reconocida puede costar de $1,2 millones en adelante.

EL TURBO
Para muchos es una tentación tener un carro aparentemente inofensivo de aspecto que resulte un devorador de semáforos. Ya en los años 70 había los BMW 2002 con Turbo y Porsche hizo de sus carros unos bólidos imparables. En todos los sentidos. El turbocargador que hoy se instala tiene los mismos principios, pero ya no es una unidad trasplantada de los motores diésel. Se consigue hecho al tamaño del motor y en dimensiones que permiten manejar su progresión.
Pero poner un turbo es una cosa y hacerlo funcionar todos los días es una operación mucho más compleja, que requiere de expertos y de mucha plata.
Primero, no intente hacerlo si el motor es carburado. Aunque es posible lograr que trabaje, es mucho más lógico con inyección y, a su vez, con un computador adicional programable. No haga este injerto en un carro que no esté muy bien mecánicamente, porque
destruye la caja, los ejes y el embrague. Y, por favor, antes de instalar el turbo póngale frenos.
VEREDICTO: un buen montaje de turbo puede costar más de seis millones de pesos. Dejemos eso para los afiebrados y expertos.  No para el carro de la familia y menos si ya tiene sus años encima.

AIRE ACONDICIONADO
Cada vez este accesorio es más necesario. Las ciudades tienen un tráfico muy lento, que hace de los carros un horno ambulante. Se viaja más a climas cálidos, donde el aire es un elemento de confort básico. Y por razones de seguridad, se rueda siempre con las ventanas cerradas. Hace 15 años, hablar de aire acondicionado era exótico, hoy es prácticamente equipo de serie.
Ponerle aire a un carro que no lo trae es perfectamente factible, pues la mayoría de los vehículos tiene preinstalaciones para ese aparato y las piezas que faltan se consiguen fácilmente en el mercado. Si es de los carros nacionales, es muy posible conseguir el kit completo, puesto que los proveedores grandes surtieron en su momento a las fábricas o han tenido partes para instalación posterior.
VEREDICTO: Será un accesorio proporcionalmente costoso en
relación con el valor del carro usado, porque puede fluctuar entre dos a tres millones de pesos, o más, pero la comodidad lo amerita. Hay la opción de cambiar el carro por el que ya tenga aire, pero ése es un paseo más extenso
.

INSTRUMENTOS
Aunque parezca mentira, los carros de antes tenían tableros de información de los sistemas más completos, en el sentido de que había más medidores. Hoy todo se resume en el tacómetro, el velocímetro, el medidor de temperatura y el indicador de gasolina. El resto son bombillos de alarma y, como todo pasa por el computador, este se encarga demanejar todos los problemas y hasta apaga el motor cuando lee señales de peligro, como por ejemplo calor excesivo en la máquina o baja presión del aceite.
Dependiendo de la edad del vehículo, es posible que no tenga el tacómetro y que quiera agregarlo, para lo cual venden instrumentos externos fácilmente adaptables y de conexión universal. Es interesante considerar algunos manómetros en lugar de los bombillos pero más como medida de seguridad que como principio de modernización. Dejemos esto en la zona de los dueños gomosos. Aunque con unos 400 mil pesos se hace a un buen tacómetro. Los instrumentos adicionales no son tan costosos, pero cuídese de medidores de 30 mil pesos. Pueden ser más peligrosos si se rompen, que la información que aportan.

PINTURA
Es una operación que toca las necesidades de mantenimiento, estética y presentación de su carro. En algún momento, el automóvil viejo se debe repintar y para ello encontrará variadas opciones. Van desde la pintura de la vieja época, conocida como nitro, que los aplicadores suelen brillar arrancándola a punta de abrasivos, como el ¿rubbing compound¿, hasta las más modernas técnicas de pinturas catalizables que vienen en varios componentes y nunca se brillan. Preparar un carro con años de uso para cualquier pintura es una tarea muy dispendiosa. Pintarlo es un procedimiento de media hora. Póngale mucho más énfasis al lijado, enmasillado, pulido general, exija que le apliquen un neutralizador de todos los elementos que queden debajo de la pintura nueva, para que no haya reacciones y grietas posteriores, evite al máximo que le pelen la pintura hasta la lata, porque esta se oxida en menos de cinco minutos. No pague más de medio galón de material porque eso es lo que gasta y no apresure la labor.

VEREDICTO
: es una operación que llegará en algún momento. Pero considere que modernizar el acabado de su carro se debe hacer con las pinturas modernas, aunque con los colores originales. Eso lo hace más valioso. Presupueste por ahí entre 1,5 y 1,8 millones de pesos para un buen trabajo. Todo lo que hagan por mucho menos de esa cantidad, no puede tener la calidad de una pintura de primer nivel.

LÁMPARAS LUZ DÍA
Siempre ha existido la opción de mejorar las luces de los carros mediante el cambio de los bombillos por unos de mayor ¿vatiaje¿. Antes fue el cambio de bulbos convencionales a los halógenos, luego por los halógenos de 75 y hasta 100 vatios y ahora hay una invasión de bombillos de luz blanca. La experiencia es que, salvo por los reflectores que se ven mucho más blancos, el cambio a esos bombillos no es tan significativo ni efectivo como la pinta que genera. Es más, al menos mi experiencia personal, indica que si no son bombillos de marca muy conocida y fina, los demás no valen la pena. No se deje confundir por el color y téngale pavor a la cantidad de vatios porque, si son más de 60, hay que modificar la instalación eléctrica del carro para colocarle disyuntores o relevos que eviten que se queme el interruptor. También corre el riesgo de que se derritan los ¿sockets¿ de las lámparas por el consumo tan
elevado.

VEREDICTO
: una mejora lógica para los carros de luces deficientes, pero hágala racionalmente y mande alinear las lámparas, para no encandelillar a los demás. Es un peligro también para usted.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.