La agresividad al volante podría resultar en una complicación

Los conductores que sufren un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) tienen una probabilidad mayor de accidentarse.

Redacción Motor

07:09 p.m. 15 de agosto del 2014

La ira, la impulsividad o la conducción agresiva, estarían asociadas a un trastorno psicopatológico que incidiría en conductas riesgosas al volante. Eso es lo que están tratando de comprobar varios especialistas a través de un estudio realizado por el Servicio de Psiquiatría del Hospital Valle Hebrón, de Barcelona, España.

El estudio se sustenta en el seguimiento al comportamiento a tres grupos de conductores: el primero, los que trataban de recuperar su licencia de conducción por la pérdida total de los puntos; el segundo grupo conformado por conductores condenados a penas alternativas por delitos de tránsito; y el tercero, por conductores presos.

Los resultados preliminares del estudio han determinado que estas personas tienen circunstancias en común, como acumular muchas multas de tránsito, pérdida de los puntos en la licencia o involucrados en accidentes de tránsito.

En el primer grupo se identificó que cuatro de diez conductores podrían sufrir este tipo de trastornos. Los conductores que sufren un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) tienen una probabilidad mayor de sufrir accidentes, que oscila entre un 41 y 49 por ciento, y es muy parecida en hombres y mujeres con esa patología, según dijo Sergi Valero, coordinador del estudio, a la revista Tráfico y Seguridad Vial.

Otro estudio del Instituto Karolinska, de Suecia, citado por ese mismo medio, indica que las personas con TDAH “tienen aproximadamente un 45 por ciento más de riesgo de estar involucrados en accidentes de tránsito graves”.

El TDAH es un trastorno que se caracteriza por la dificultad para mantener la concentración y la atención, pero también por una gran impulsividad e hiperactividad. Se inicia en la infancia y puede perdurar hasta la edad adulta (el 40 por ciento de los niños no tratados).

Los especialistas del Hospital Valle Hebrón trazaron un perfil de los conductores infractores reincidentes o que han tenido responsabilidad en los accidentes en los que se han involucrado.

“Son incapaces de mantener la atención durante mucho tiempo, o de estarse quietos, son impulsivos, les cuesta esperar en una cola, interrumpen una conversación para hablar ellos. Cuando están al volante son capaces de pegar un acelerón de repente, sobreestiman su capacidad y tienden en mayor medida que la población general a consumir sustancias (alcohol, cocaína, etc.). El resultado, dice Valero, es un cóctel explosivo que extrema el riesgo de accidente.

Por todo esto, si tiene sueño, siente cansancio, tiene problemas de concentración, consume demasiado alcohol, o si corre demasiado en su automóvil y es agresivo al conducir, lo ideal es consultar a su médico. La situación empeora si le ponen muchas multas o si ya ha tenido varios accidentes.

Estas personas no deberían tener problemas al conducir, explica Valero, si se someten a un tratamiento que implica tomar medicamentos como antidepresivos y tranquilizantes, siempre y cuando estén bien medicados (Ver recuadro).

Un factor de riesgo

La psicopatología es un factor de riesgo que afecta a los procesos básicos de la atención, la concentración y la memoria, claves para la conducción. Esto, según Sergi Valero, se puede comprobar en la bibliografía científica. Además, dice, al factor humano se le achaca el 90 por ciento de los accidentes y una parte de ellos son debidos a la distracción.

Con medicación se reduce el riesgo

Un estudio del Instituto Karolinska reveló que la mitad de los accidentes que involucran a conductores varones con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) podrían evitarse si tomaran la medicación indicada. Los científicos creen que se debe a que los medicamentos tienen un efecto sobre los síntomas principales del trastorno, como la impulsividad y la distracción, que a su vez reducen el riesgo de meterse en problemas al volante. Pero hacen énfasis en que el tratamiento conlleva riesgos de efectos secundarios, por lo que se deben sopesar los beneficios frente a cada paciente.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.