El uso del aire acondicionado podría ser considerado en las mediciones de consumo de combustible

Sistemas de medición y homologación aplicados por entidades y fabricantes no arrojan cifras 'realistas'. Se busca incluir otras variables de relevancia que afecten el desempeño de los carros.

Redacción Motor

09:34 p.m. 30 de abril del 2013

Algo que todo el mundo debería saber sobre los automóviles, es que las cifras de rendimiento y prestaciones mencionadas en las fichas técnicas, se logran en condiciones de laboratorio que arrojan datos de consumo diferentes de la realidad.

En este tema, la medición de consumos no tiene en cuenta el uso del aire acondicionado o sistema de climatización activado durante la prueba. Un accesorio que en la mayoría de los autos siempre está en funcionamiento, así sea en mayor o menor medida, y que sin duda es genera un consumo extra de combustible.

Revisando los procesos de homologación de la NEDC (New European Driving Cycle) o la Agencia de Protección Ambiental Americana (EPA, por sus siglas en inglés), la ausencia de variables como el funcionamiento del aire acondicionado, podría ocasionar que próximamente el sistema de climatización haga parte de los factores que intervienen en el total del ciclo de homologación.

General Motors establece que en los autos con motor convencional de gasolina, el sistema de aire acondicionado supone un 5% del consumo total de combustible. Para el caso de los eléctricos con baterías, ese porcentaje se dispara con creces, generando una variable que debe ser controlada muy de cerca al usar el vehículo en climas extremos. Un aspecto tan significativo como este, demanda mucho tiempo y desarrollo por parte de los fabricantes.

Actualmente la EPA cuenta con un ensayo que modifica el ciclo FTP-75(*), que incluye el uso de la climatización activa por un periodo de 10 minutos. El objetivo de la medición es tener en cuenta la evolución y mejora en la eficiencia de los sistemas de aire acondicionado, con miras a ser tenidos en cuenta más adelante en los procesos de homologación.

Los diferentes modelos utilizados para homologar consumos, dejan una gran incertidumbre respecto a su veracidad. El modelo norteamericano EPA es la fórmula que mayores garantías brinda, pero sus condiciones de homologación dejan por fuera factores importantes.

La llegada de motores eléctricos, híbridos y similares, revelan que esas mediciones no ofrecen una visión real del gasto energético.

Dato

(*) La FTP-75 (Federal Test Procedure) es una prueba que se utiliza para certificar las emisiones y la economía de combustible en los vehículos ligeros para Estados Unidos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.