Alerta por invierno y estado de las carreteras en todo el país

Las carreteras no están blindadas para enfrentar la ola invernal. Antes de empezar ya hay 230 con problemas.

Redacción Motor

05:16 a.m. 02 de septiembre del 2011

Hasta el pasado 31 de agosto, un reporte de la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional daba cuenta de 230 cierres parciales y totales en las carreteras del país. Derrumbes, hundimiento de la banca, pasos restringidos y caída de puentes, entre otros daños, son los causantes de esta problemática, a pocos días de que empiece la segunda ola invernal. 

Y si las cosas están así, ¿cómo se pondrán dentro de 15 días?, es la pregunta que muchos se hacen. Según el Director del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam), Ricardo Lozano, la segunda temporada de lluvias abarcará desde mediados de septiembre hasta mediados de diciembre y tendrá lluvias "por encima de lo normal". 

Las alarmas están encendidas. El primero en hacerlo fue el general Rodolfo Palomino, director de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional, quien reconoció que las vías del país no están blindadas para enfrentar la ola invernal. 

"Esto es llover sobre mojado, se han hecho trabajos de mitigación, pero la situación es dramática en la medida que no tenemos ni vamos a tener las vías blindadas frente  al invierno", dijo. 

Los camioneros también lanzaron su voz de alerta y consideran como preocupante la situación de las carreteras por el impacto que los cierres y desvíos tienen en sus costos de operación. 

Ellos le dijeron a EL TIEMPO que lo se hizo en la corta tregua que dio el invierno fueron reparaciones 'para salir del paso'. "El Gobierno no nos ha terminado de arreglar las vías y tenemos carreteras con problemas desde hace 40 o 50 años, esto es grave porque lo que vamos a tener son camiones parados", aseguro Pedro Aguilar, de la Asociación de Camioneros de Colombia, ACC.

La preocupación está también latente entre los transportadores de pasajeros. "Los costos de operación se nos han subido un 40 por ciento", afirma  Reinaldo Prada, director de la Agencia Bogotá de Expreso Bolivariano. 

Y aunque el Instituto Nacional de Vías, Invías,  asegura en su rendición de cuentas a Colombia Humanitaria, que giró los recursos para los arreglos, lo cierto es que el panorama no pinta bien en las carreteras del país pues las obras, en algunos casos, no se ejecutaron. 

"Trabajos han habido, lo que pasa es que lo que se hizo no fue suficiente para  atender la cantidad de dificultades que se presentaron. Había unas cosas fáciles y otras muy complejas", anotó el general Palomino. 

'Estamos esperando es que llueva' 

A Pedro Velásquez, un curtido conductor de un enorme bus que cubre la ruta Bogotá-Santa Marta lo encontramos sentado frente al timón de su vehículo en el Terminal de Transportes de  Bogotá. Allí con su compañero, desconsolados trataban de cuadrar las cuentas de su último viaje.  

Llegaron el miércoles en la madrugada a Bogotá directo al taller. Cuatro muelles rotos, más la mano de obra: 700 mil pesos. Les dijeron que acababan de abrir la vía Honda - Villeta que sirve de paso entre Bogotá y Medellín y el Magdalena Medio y estuvo cerrada casi tres meses por los problemas en el sitio  Alto de La Mona.   

"Solo abrieron una trocha, la vía está llena de huecos, ni siquiera la limpiaron. Tuvieron todo el tiempo de arreglarla, pero nada.  La demora es que llueva y eso se vuelve a dañar. Si quiere pase por los talleres de aquí cerca, están cambiándoles muelles como a diez buses", dice. 

Velásquez que durante estos tres meses tuvo que dar la vuelta por Ibagué para llegar a Honda también hace otras cuentas. "En Acpm se nos van 30 galones más y cien mil pesos en peajes".  

¿Y la vía por Cambao? "Eso no es carretera. No la han tocado. Lo único que hicieron fue abrir pasitos, y el tiempo de recorrido aumentó cuatro horas", anota Henry Diez, otro conductor. 

Sobre las carreteras de Norte de Santander y Santander los comentarios no son mejores. "De Bucaramanga a Cúcuta ni hablar. Y de Pamplona a Cúcuta, es una trocha. De Bucaramanga al Playón, a eso no se le puede llamar carretera. Yo no se lo debería decir, pero eso es arriesgar la vida de la gente", dice otro experimentado conductor. 

Las únicas carreteras que pasaron el examen de los conductores fueron las del Valle del Cauca, la Costa Atlántica y por el sur hasta Neiva. Pero, según ellos, de Popayán a Pasto, o Bogotá-Manizales- Medellín están en deplorables condiciones. "Desde que no llueva, no hay problema", dice Reinaldo Prada, director de la Agencia de Expreso Bolivariano en Bogotá. El problema es que va a llover. Y bastante.

El Plan de Contingencia del Invías 

El director de la entidad asegura que sus equipos tienen la instrucción de actuar de forma oportuna, ágil y eficiente para atender las emergencias 

El pasado miércoles, el director del Instituto Nacional de Vías, Invías, Carlos Rosado, aseguró que la entidad tiene preparado un plan de contingencia para atender de manera oportuna las emergencias que se puedan registrar en las vías a su cargo como consecuencia de la ola invernal que se avecina. 

Ese plan contempla la disposición de recursos por 80 mil millones de pesos para contratar bajo la modalidad de monto agotable y para la atención de emergencias, asegurando la inmediata reacción ante un evento, disponiendo de maquinaría y personal tanto contratista como de las 26 Direcciones Territoriales. 

Rosado asegura que estos equipos tienen la instrucción de actuar de forma oportuna, ágil y eficiente para atender las emergencias y agregó que si se requieren más recursos, estos serán otorgados por el Ministerio de Hacienda. 

Preciso que "se mantiene un control sobre las obras en ejecución, con el fin de dar mayor dinámica y avanzar en la atención de las emergencias presentadas por el fenómeno de la Niña en la pasada ola invernal, y que si bien es cierto estas obras no son definitivas, buscan mejorar y garantizar la transitabilidad en sitios donde se presentan riesgos de deslizamientos".  

Según el Invías los puntos más críticos o más vulnerables en las vías nacionales son: en Antioquia: Troncal de Urabá; Los Llanos - Tarazá - Caucasia; Barbosa - Cisneros; en el Eje cafetero: Pereira - Apía -Santa Cecilia; Puente La  Libertad - Fresno; en Norte de Santander: Ocaña - Sardinata - Cúcuta; en Cundinamarca: Honda Villeta; en Boyacá: Duitama - La Palmera; Chiquinquirá - Tunja; Duitama - La Palmera - Presidente; en Santander: Bucaramanga - San Alberto, Los Curos - Málaga; en Putumayo: Mocoa - Pitalito y en Nariño: Pasto - Mocoa.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.