El alto número de carros 'viejos' abandonados preocupa al sector ambiental

Crece grave problema ambiental en el país. Según el Runt, más de 700 mil vehículos tienen entre 11 y 15 años de uso. Y cerca de 2 millones 500 mil vehículos pasan de los 16 y 20 años de uso.

Redacción Motor

04:07 p.m. 02 de marzo del 2012

El año pasado, con el argumento de que los municipios y departamentos se verían afectados en sus ingresos, el Ministerio de Hacienda se opuso a un proyecto de ley que decretaba una 'amnistía' y facilitaba los trámites para que los propietarios de vehículos viejos e inservibles se deshicieran de ellos.

Este año, el senador Juan Lozano insistirá en el proyecto que consiste en incentivar 'la chatarrización' de vehículos particulares, de determinada edad mínima, mediante la condonación de las deudas por concepto de impuestos.

Esa es solo una parte de la solución, pues 'matar' el carro en papeles no significa deshacerse del vehículo ya que no hay programas ni empresas que reciban esa chatarra. Y esa es otra historia.

El asunto es que el Gobierno, por quedarse con una plata de impuestos y otras arandelas, que seguramente nunca va a recuperar porque nadie va a pagar por un carro inservible, que comercialmente no tiene valor, está dejando de lado un grave problema ambiental.

En este punto, las estadísticas del Runt son reveladoras. De los 8 millones de vehículos que conforman el parque automotor, más de 700 mil tienen entre 11 y 15 años de uso. Y hay cerca de 2 millones 500 mil vehículos que pasan de los 16 y 20 años de uso.

¿Cuántos de estos son en realidad vehículos obsoletos? Es una respuesta incierta, pero lo que sí es claro es que en otros países todo automóvil fuera de uso es considerado un residuo peligroso porque los materiales con que se fabrica, o son altamente contaminantes, o duran mucho tiempo en degradarse.

Esto pasa con los lubricantes, de los cuales una sola gota contamina galones de agua; o de los plásticos, ya que un elemento fabricado con este material necesita de un milenio para ser absorbido por la naturaleza.

Al terminar su vida útil, los carros son abandonados en potreros, a la intemperie, con lo que sus partes empiezan su proceso de descomposición afectando el medio ambiente pues van directamente a la tierra o fuentes de agua.

Y las estadísticas y la planeación que, se supone, el gobierno hace del sector automotor y de la infraestructura, parece correr la misma suerte.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.