El aluminio y el acero están siendo reemplazados cada vez más en la fabricación de rines

La industria automotriz está prefiriendo el uso de materiales como la fibra de carbono y polímeros reforzados, pues éstos son más durables, pesan menos e influyen en un menor consumo de combustible.

Redacción Motor

05:25 a.m. 18 de octubre del 2013

La semana pasada informábamos sobre la nueva tendencia de los neumáticos en los automóviles, propulsados con fuentes energéticas alternativas, al ser más altos y menos anchos.

Los fabricantes de rines para vehículos estarían abandonando el uso de acero y aluminio en la fabricación de estos accesorios para dar paso a la fibra de carbono y polímeros reforzados, lo que les permite reducir su peso, hasta en un 30 por ciento, aspecto que le interesa a cualquier fabricante de autos del mundo, pues esto se traduciría en economía de combustible o de energía.

Si bien la fabricación de rines con fibra de carbono data de varios años atrás, esta material estaba destinado exclusivamente para autos de competencia, de alto rendimiento o muy exclusivos, como Koenigsegg, dada su comprobada resistencia y bajo peso.

Sin embargo, con la evolución que está teniendo la industria automotriz hacia tecnologías alternativas, varias marcas más ‘terrenales’ incursionan en este tema con el uso polímeros: modelos como Ford Focus Electric, BMW i3 y Audi A8 Hybrid son en la actualidad los primeros autos en dejarse ver con este tipo de rines lo que les ha permitido reducir el peso entre 15 y 20 kilogramos.

Entre los fabricantes de rines se destaca Lacks Wheel Trim. Esta empresa de Estados Unidos está diseñando una línea de rines denominada Evolve Hybrid, la cual, mediante el uso únicamente de fibra de carbono, busca producir rines livianos capaces de reducir los consumos de los vehículos frente a los diseños convencionales de aluminio y a su vez mejorar el coeficiente aerodinámico del auto.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.