Ángel Guardián: la conducción autónoma según Toyota

Para la marca japonesa la idea no es quitarle todas las funciones de manejo al ser humano sino ayudarle a 'esquivar' los accidentes inevitables.

Por Redacción Motor

09:05 a.m. 11 de abril del 2016
Toyota y su conducción semi autónoma

Toyota y su conducción semi autónoma

Cada vez más se demuestra que las tecnologías de conducción autónoma funcionan con un muy bajo o casi inexistente margen de error y por ello son muchas las marcas que tienen avanzado este programa para el futuro de una movilidad sin accidentes. Sin embargo, la incorporación de este desarrollo también eliminaría un placer: el de conducir.

Por esta razón, Toyota está trabajando en una tecnología, junto con el MIT, que se denomina Guardian Angel y que tiene como objetivo mantener el papel del ser humano frente al volante pero dejar en manos del automatismo la eliminación de errores de manejo o la actuación bajo circunstancias en las que las capacidades del hombre son limitadas.

De esta forma y con ayuda de los más avanzados sistemas de prevención de accidentes y de ayudas de conducción y seguridad para que el vehículo pueda esquivar esos accidentes que para cualquier piloto serían inevitables.

Bosch y su sistema de conduccion autonoma

Bosch y su sistema de conduccion autonoma

Este copiloto inteligente intervendría sobre la dirección, los frenos, la transmisión, la tracción y el acelerador del vehículo si los sensores detectan y anticipan situaciones como un carro que invade el carril por el que se transita, si se va a efectuar un impacto por alcance, si el conductor intenta cambiar de canal y tiene un auto en su punto ciego, entre muchas otras condiciones de latente riesgo.

Pero una vez superado el problema, esta tecnología semiautónoma volvería a entregarle el control del carro al conductor en fracciones de segundo y de manera automática.

Toyota y su conducción semi autónoma

Toyota y su conducción semi autónoma

Para este proyecto el instituto de investigación de Toyota en Estados Unidos destinó una inversión de 1.000 millones de dólares y en la actualidad se encuentra en fase de 'entrenamiento' de esta inteligencia artificial para que los autos puedan, incluso hasta parquear en zonas seguras en caso de que haya una situación de riesgo continua. 

Toyota espera que este tipo de conducción autónoma, por sus condiciones, sea la que se utilice principalmente en las calles de las principales ciudades del mundo.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.