Ya van dos años de la propuesta y los airbag y ABS aun no son de norma en los carros nuevos

En Colombia apenas se tramita una resolución para volverlos obligatorios, mientras que en otros países de la región como Ecuador, ya hacen parte del equipo de serie.

Redacción Motor

07:26 p.m. 09 de agosto del 2013

Varias son las propuestas, en pro de la seguridad en los vehículos, que están estancadas en el Ministerio de Transporte. Una de ellas –y quizás de las más importantes– es la que obliga a que todos los carros nuevos vendidos en Colombia tengan, como equipo de norma, doble airbag (para conductor y acompañante) y sistema de frenos ABS.

Esta importante iniciativa del Gobierno Nacional, propuesta en junio del 2011 por el entonces Ministro de Transporte, Germán Cardona, anunciaba que, a partir del 2013, todos los automóviles y las camionetas cero kilómetros debían tener incorporados estos sistemas, como requisito mínimo de seguridad. Inicialmente, esta medida estaba involucrada en el texto de la tan renombrada reforma al Código Nacional de Tránsito, pero –ante la falta de ‘doliente’ en el Congreso de la República– el Ministerio decidió emitir una resolución para evitar que dependa del trámite legislativo.

En este punto es preciso aclarar que, ante la entrada en vigencia de los diversos TLC que ha firmado el país, la Organización Mundial de Comercio (OMC) exige al Gobierno implementar esta medida de seguridad en los vehículos; se espera que esté lista este semestre, de acuerdo con lo anunciado. Según fuentes del Ministerio de Transporte, “este tipo de normas deben surtir unos procesos de socialización a nivel nacional, con los gremios y usuarios, y a nivel internacional para efectos de notificación”.

Agregaron que, en la actualidad, “la norma se encuentra en el proceso de envío al Ministerio de Comercio Exterior y allí continuará con el respectivo trámite para efectos de notificación internacional”. Según Mintransporte, la norma exigirá también la instalación de apoyacabezas traseros.

A la zaga de los demás

Mientras este trámite continúa, países de la región, como Argentina, Brasil, Uruguay y Ecuador, ya tienen leyes que regulan el tema. Argentina es la más adelantada (desde el 2010). Para este año, ese país aspira tener el 60 por ciento del mercado con estos dispositivos y, en el 2014, el 100 por ciento. En Brasil y Uruguay, arranca su implementación en el 2014, mientras que en Ecuador inició este año, de ahí que varios modelos no podrán venderse en ese país, entre ellos el Suzuki Vitara, muy conocido en Colombia cuya estructura no permite bolsas de aire. En el caso particular de Chile, si bien no existe la ley, casi el 70 por ciento de los modelos de pasajeros y SUV livianas viene con airbag, mientras que el 48 incorpora sistema ABS.

Advertencia de Global Ncap

En un reciente pronunciamiento, Max Mosley, presidente de Global Ncap (New Car Assessment Programme, entidad internacional que verifica la seguridad de los automotores en relación con el consumidor), acusa a algunos fabricantes de vender en Latinoamérica autos con poco contenido tecnológico que les impide cumplir con los requisitos básicos de seguridad.

Específicamente, a Global NCAP le preocupa que “el bajo volumen de ventas y la disminución de las utilidades en estos mercados, inciten a los fabricantes de automóviles a tomar riesgos inútiles, en materia de seguridad (…). Algunos de estos mercados son carentes de una exigente regulación, lo que les facilita a los fabricantes producir y comercializar vehículos que descuidan la seguridad de sus pasajeros”, dijo el directivo.

Otras medidas que no se han definido

El uso obligatorio de los cinturones de seguridad traseros es también un punto clave de seguridad que aun no ha definido el Ministerio de Transporte.

Por otra parte, falta por saber si el Ministerio le dará una mirada a la ubicación de los tanques de gas que incorporan taxis y camionetas en el baúl del vehículo, zona que no está diseñada originalmente para esta función.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.