Las aplicaciones y normas que hacen más eficiente y 'limpio' el rodamiento de los carros

A propósito del 'Día sin carro' a continuación presentamos algunas de las más recientes innovaciones que la industria automotriz le da a los vehículos para hacerlos más amigables con el medio ambiente

Redacción Motor

05:00 a.m. 04 de febrero del 2009

Desde que se estableció hace más de 10 años el pacto de Kioto, en el que 141 naciones se comprometieron a restringir las emisiones nocivas de sus industrias como medida efectiva para reducir el calentamiento global, la automotriz es quizá la que ha hecho los mayores esfuerzos para mejorar el medio ambiente y contribuir a una atmósfera más limpia ya que en muchas regiones se compran o no sus carros dependiendo del nivel de dióxido de carbono (CO2) que emitan al medioambiente.

Esta industria preocupada por restringirse, no solo ha buscado opciones de motorización alternativas que no necesiten derivados del petróleo como baterías de ión litio para alimentar motores eléctricos, carros híbridos, combustibles 'verdes' y células de hidrógeno, entre otros, sino que, y ante la imposibilidad temporal de acercar este tipo de desarrollos a las grandes mayorías, también busca optimizar el desempeño de sus tradicionales motores y de sus autos.

Y es que para la aplicación real de esas opciones 'limpias' se debe hallar un equilibrio entre los costos de esta tecnología y la autonomía que puede brindar la misma para entregar el máximo beneficio a los usuarios.

En ese camino de la optimización de sus máquinas las fabricas están empeñadas en que sus motores utilicen el mínimo de gasolina o diesel, brindando la mayor autonomía junto con la más baja emisión de particulas contaminantes.

Así vamos en Colombia

Además de que estas tecnologías ya están llegando paulatinamente a nuestro país, hay que considerar que el tema medioambiental es principalmente un tema político y por eso, afortunadamente en nuestro país desde hace mucho tiempo se implantaron normas que poco a poco han ido mejorando el nivel de emisiones en nuestras ciudades.

Primero, fue la norma que obligaba a tener una gasolina libre de plomo. Esta circunstancia mejoró sustancialmente el caos ambiental, aunque aun faltan un mejor proceso para obtener una gasolina de mayor calidad en cuanto a su octanaje, pero de por sí fue un gran avance.

Luego, se estipuló a partir de 1996 más o menos que los vehículos nuevos deberían venir con inyección electrónica y un poco más adelante con catalizadores que disminuyeran el nivel de emisiones para hacerlas lo menos perjudiciales posible.

En los últimos años incluso se reglamentó también la revisión periódica de las emisiones o gases y esa medida, por lo menos en teoría, obliga a mantener en buen estado el parque automotor para que los autos por descuido terminen siendo 'chimeneas' ambulantes.

Con estas medidas gubernamentales, el país se encuentra muchos pasos adelante en esta materia y esto sumado al esfuerzo que hace la propia industria a nivel mundial significa que estamos en camino hacia un aire más respirable.

Sin embargo, aún hay lunares, como el del diesel cuya baja calidad no permite la importación de motores de última generación que podrían contribuir aún más en este proceso ecológico. Pero también hay que decir que la política de los biocombustibles, también estructurada como ley, ha sido un esfuerzo por mejorar la calidad de unos combustibles a partir de estos procesos alternativos.

Por eso, en este 'Día sin carro' las autoridades deberían reconocer que de todas las industrias, el perseguido automóvil particular es el que menos contamina, no solo por lo anteriormente expuesto, sino porque también es el que menos horas de circulación tiene en una ciudad, como Bogotá al transitar, en su gran mayoría menos de 2 horas al día.

Ene ste punto se debería preguntar más bien a las demás industrias, que trabajan 24 horas sin descanso, qué procesos se adelantan y cuáles son los controles que se les imponen para que disminuir el efecto de las emisiones sobre nuestra atmósfera.

Programas tecnológicos 'verdes' de algunos fabricantes

El fabricante alemán, BMW, trabaja bajo el precepto EfficientDynamics, mientras Mercedes Benz tiene el programa BlueEfficiency y Volkswagen, el Bluemotion.

Estos programas son la integración de muchas variables para aportar el mínimo de consumo con la máxima eficiencia a sus autos mediante principalmente motores más eficientes y una importante reducción del peso, aunque no son los únicos factores.

Además, supone el desarrollo de la más avanzada tecnología para el aprovechamiento de sistemas, que antes no se tenían en cuenta en ciertos momentos de la conducción y, por último,  la inclusión de ayudas electrónicas al conductor que mejoren sus hábitos para hacer más eficiente la marcha. 

Por ejemplo, muchos fabricantes ahora tienen motores a gasolina equipados con inyección directa de alta precisión para que trabajen de manera rápida y precisa permitiendo una propulsión con mezcla pobre y con ello, un consumo escaso.  
 
También tiene, motores diesel equipados con Common-Rail de 3a generación. Así, se mantiene constantemente una presión de inyección alta y precisa durante el proceso, reduciendo considerablemente el consumo. 
 
Casi todos los fabricantes buscan que el peso del vehículo sea cada vez menor, con el uso de materiales específicos. Con esto el vehículo tieen un mejor desarrollo de la potencia, más agilidad (especialmente en curvas), distancias de frenado menores y un consumo reducido sin afectar la seguridad ni la comodidad. 

Los autos Mercedes Benz bajo el programa BlueEfficiency, por ejemplo, reducen varios kilos, entre 19 y 30 de cada vehículo, además tienen toda una aplicación aerodinámica que reduce notablemente su coeficiente de resistencia al avance y les da un perfil aerodinámico sobresaliente.
 
Un alcance realmente importante cuya aplicación también se impone es la recuperación de la energía de frenado. La energía cinética producida al frenar - o al quitar el pie del acelerador- se "recupera", es decir, que se convierte en energía eléctrica y se conduce hacia la batería, con lo cual se reduce considerablemente el consumo de combustible y las emisiones contaminantes.  

BMW tiene también en sus autos la función Auto Start Stop con la que el motor se apaga automáticamente cuando el conductor frena hasta detener el vehículo, escoge la posición neutra de la caja de cambios y quita el pie del pedal de embrague. Ideal para ahorrar mientras se está frente a un semáforo cuando la luz está roja, se activa inmediatamente el conductor pise el clutch.

Indicación del punto de cambio de marcha. El conductor recibe un consejo en cuanto a la marcha más económica según la actual situación de conducción que le ayuda al ahorro de combustible.  
 
Un detalle innovador es que en algunos BMW existe un mando activo de las parrillas de refrigeración con lo cual solo se abren para tomar aire y refrescar el sistema, mejorando la aérodinámica y disminuyendo la resistencia al avance. 
 
BlueEfficiency de Mercedes Benz también incluye llantas con mínima resistencia, motores más económicos hasta en un 12% y desarrollos aerodinámicos especialemnte en las berlinas de la marca con los que buscan disminuir las turbulencias que se generan en la parte posterior. Incluso en este campo hasta los retrovisores se desarrollaron en el túnel de viento y las uniones y las piezas lisas bajo los autos contribuyen al mismo fin.

Este programa también cuenta con un indicador de marcha para el ahorro de combustible.

En los modelos Volkswagen, por ejemplo, se realizaron cambios en el software de la gestión del motor, lo que conlleva una reducción de más de 11% de las emisiones de CO2.

También se alargó la relación de transmisión de tercera a quinta velocidad, para obtener una mejora que reduce el consumo en 0,2 litros y supone una mejora en el confort acústico para los pasajeros.

También tiene el control de cambio de marchas para mejorar los hábitos de conducción. 

Otro objetivo de Volkswagen con la incorporación de la tecnología Bluemotion ha sido ofrecer vehículos respetuosos con el medio ambiente, con buenas prestaciones y confort y además a buen precio.

En todos estos procesos el avance ha sido notable comparado con los vehículos de 1995, ya que se ha logrado una reducción de consumo de carburante del 25% y sin afectar el placer de conducir .

Motor con BMW Autogermana.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.