Aprenda a 'ponerse' su automóvil

Hay muchos detalles que pasan inadvertidos para muchos conductores, quienes conservan malos hábitos y costumbres desde que aprendieron a manejar.

Redacción Motor

05:00 a.m. 17 de diciembre del 2010

Conocer el carro a fondo y saber sentarse frente al timón son elementos que no solamente brindan comodidad sino que hacen más segura la conducción.

Aparte del buen funcionamiento mecánico del carro y las revisiones de elementos claves como frenos, llantas, suspensión y líquidos, tenga en cuenta estas recomendaciones.

Póngase el carro
Cuando se siente frente al timón imagínese que se está probando un vestido nuevo. Lo primero que debe hacer es familiarizarse con todos los mandos (radio, limpiaparabrisas, direccionales, luces, aire acondicionado, etc.,) saber dónde están y poder accionarlos sin necesidad de desviar la vista de la carretera. En la posición ideal el conductor no solamente se siente cómodo sino que tiene acceso fácil a todos los mandos.

El asiento. El primer paso es regular la distancia del asiento respecto a los pedales. Las piernas deben quedar ligeramente flexionadas, pero al mismo tiempo los pies deben poder pisar a fondo los pedales.

La distancia al timón. Tiene que ver con el respaldo del asiento y para regularla debe estirar los brazos hasta el punto donde las muñecas de sus manos se posen sobre el timón. Cuando se sienta muy cerca del volante hay una excesiva flexión de los brazos que le impide conducir con mayor comodidad y soltura, y muy lejos, el cuerpo no queda bien anclado a la silla. El respaldo debe formar un ángulo de entre 90 y 115 grados con respecto al asiento.

Las manos. La posición adecuada para coger el timón es la de 9.15 o 10 menos 10 en el reloj; la espalda debe apoyarse completamente en el respaldo del asiento. Para verificar si está en la posición y la distancia correcta, las nalgas deben encajar perfectamente en el ángulo del asiento y el respaldo; los hombros deben estar apoyados en el espaldar y al estirar el brazo izquierdo la muñeca debe quedar justo encima del timón.

El timón. No es cosa de 'manejar como viejito'. Un buen conductor se reconoce por la forma como coge el timón. Las dos manos deben estar sobre el volante. Nunca maneje con una mano en el timón y la otra descansando sobre la palanca de cambios. La mano derecha solo debe desplazarse del timón para cambiar de marcha o accionar un mando del carro. Tampoco tome el timón por debajo o por el interior. No lo agarre con fuerza, pero tómelo con firmeza.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.