Más 'armas' para la Superintendencia de Industria y Comercio

Actualmente cursa en el Congreso de la República un proyecto de ley para modernizar el Estatuto del Consumidor y dotar a la SIC de más recursos.

Redacción Motor

05:00 a.m. 23 de septiembre del 2008

Como es sabido, los consumidores tienen derecho a quejarse ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) -división de Protección al Consumidor, en Bogotá- por los defectos de calidad o idoneidad que muestren los vehículos nuevos, dentro del tiempo o el kilometraje estipulados en la 'Garantía del fabricante'. 

La SIC puede ordenar, como un juez en funciones, que en cumplimiento de la garantía del fabricante se cambie el vehículo por uno nuevo que no sea defectuoso, o se le devuelva al propietario lo que pagó en su momento. El procedimiento toma ¿aproximadamente- seis meses y concluye con una resolución, que es una verdadera sentencia a favor o en contra de las pretensiones del consumidor. 

Las alcaldías de las ciudades pueden, a través del  Inspector de Precios, Pesas y Medidas, sancionar a los productores o concesionarios con multas hasta de 100 salarios mínimos legales mensuales (no pueden ordenar la efectividad de la garantía como lo hace la SIC), y ese báculo que tienen es muy convincente para que se le haga justicia a los consumidores en la ciudad.   

La garantía, paso a paso

El procedimiento ante la superintendencia se inicia con una queja del consumidor contra el proveedor del bien o servicio, en ejercicio del  derecho de petición, pero el fallo de la misma debe producirse dentro de una audiencia en la que se examinan todos los elementos de juicio y se les da la oportunidad a las partes para alegar. 

Es un proceso destinado a descongestionar los despachos judiciales y a darle la mayor agilidad y objetividad posibles a las decisiones que atañen a los consumidores de bienes y servicios. 

Pero no puede la SIC pronunciarse sobre los perjuicios que se le hayan ocasionado al consumidor del producto o servicio defectuoso o peligroso, pues  sólo los jueces pueden establecerlos y cuantificarlos en un proceso diferente al de ésta. 

Sin embargo, si la SIC se demora en ordenar el cambio o la devolución del dinero, de hecho se le están compensando los perjuicios al propietario que ha utilizando el vehículo durante todo este tiempo.

 Para evitar que se dupliquen los trámites (ante la SIC y los jueces), se podría pensar en concentrar en la división de Protección al Consumidor de la SIC las decisiones sobre la efectividad de la garantía y sobre los perjuicios al consumidor, pero probablemente esa entidad prefiere que se dejen las cosas como están, sin abarcar tanto¿ aunque si les preguntamos a los consumidores, seguramente preferirían que en una sola ida se hagan dos mandados.

Actualmente cursa en el Congreso de la República un proyecto de ley para modernizar el Estatuto del Consumidor que nos rige (modelo 1982): es la oportunidad para dotar a la Superintendencia de Industria y Comercio de suficientes recursos (abogados, ingenieros, economistas, personal operativo, etcétera) para la tarea de  tomar decisiones en los temas de los  consumidores con la mayor eficiencia.

Esa entidad cumple una función vital para el buen funcionamiento de la vida en comunidad¿ y de los vehículos, concesionarios y talleres de servicio.

Rodrigo Bueno Vásquez
Abogado experto en Derecho del Consumidor
rodrigobueno@etb.net.co

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.