Aterrizó el futuro de la aviación comercial: mitad tren, mitad avión

Este proyecto tiene como objetivo combinar los beneficios del transporte aéreo con la flexibilidad del ferroviario, al desplazarse de un punto a otro sin necesidad de hacer trasbordos.

Redacción Motor

07:43 p.m. 27 de junio del 2013

Ver en este enlace un video explicativo sobre el funcionamiento del Clip-Air

"Todavía tenemos que romper varias barreras, pero sí creemos que vale la pena trabajar en este concepto, en desacuerdo con la aplicación del sistema y la tecnología actual de la aviación, podría generar un enorme impacto en la sociedad". Con estas palabras de Claudio Leonardi, uno de los investigadores de la universidad técnica Polytechnique Fédérale de Lausanne, en Suiza, corazón de Europa, se presentó al mundo los avances de su proyecto modular Clip-Air, que propone desafiar las diferentes formas en que se puede realizar un viajes de larga trayectoria.

Para ello, el grupo de investigadores y expertos en los diferentes sistemas de transporte en el mundo, viene trabajando desde el 2009 en un sistema aéreo y modular capaz de unir a las alas de un inmenso avión hasta tres cápsulas diseñadas para transportar pasajeros o carga pesada. Estas serían equivalentes a los fuselajes de los aviones tradicionales y podrían aguardar su hora de entrar en acción en aeropuertos, estaciones de trenes o hasta puertos marítimos. Dicho sistema podría eliminar las tediosas esperas que se producen en los aeropuertos centrales, así como también optimizar cada vuelo y reducir costos.

El principal objetivo de esta aeronave, impulsada mediante combustible alternativo, es que sea capaz de transportar hasta 450 pasajeros. Según Claudio Leonardi, vocero del proyecto, de llegar a volverse realidad esta propuesta, no habría que modificarse totalmente las infraestructuras actuales o crearse unas nuevas, ya que cada cápsula podría ser movida a lo largo de las actuales vías de ferrocarriles o incluso por medio de barcos, en el caso de los puertos.

Actualmente, “el desarrollo del concepto requiere de la realización de simulaciones aerodinámicas más avanzadas y probar el vuelo de un modelo de seis metros de largo impulsado por mini-reactores, con el fin de seguir estudiando el rendimiento de vuelo y demostrar su viabilidad”, agregó.

La idea con Clip-Air es que las cápsulas, una vez llenas de pasajeros, se conecten a las alas y estos módulos se conviertan en un avión que comenzaría el vuelo hacia cualquier parte del mundo.

La aeronave estará formada por dos elementos bien diferenciados: el ala voladora, donde está ubicada la cabina del piloto, los motores y los depósitos de combustible, y tres cápsulas, destinadas al transporte de pasajeros, carga o también de combustible, según las necesidades.

Las dimensiones de cada cápsula es de unos 30 metros de largo, justo la misma medida de un vagón de tren o el fuselaje de un Airbus 320, y su peso no separaría las 30 toneladas, aproximadamente. Cada una de ellas contaría con 150 plazas, de modo que se podriá realizar vuelos con hasta 450 pasajeros embarcados en los tres módulos. La misma capacidad de tres A320 pero con la mitad de motores.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.