Que no lo atrape el estrés postraumático que deriva de un accidente de tránsito

Aprenda cómo identificar este trastorno mental pasajero y no deje que domine su cotidianidad.

Redacción Motor

07:00 p.m. 30 de enero del 2015

La mayoría de las personas que han estado involucradas en un accidente de tránsito, como conductor o pasajero, pueden experimentar miedo y nerviosismo en los días posteriores al suceso. Científicamente se le conoce como trastorno por estrés postraumático.

El no asimilar que realmente sucedió el accidente, la ira, el nerviosismo o preocupación, el miedo y la culpabilidad, son algunas de las sensaciones que puede tener una persona después de haber sufrido un accidente.

De acuerdo con el portal FamilyDoctor.org, gran parte de las personas que han estado envueltas en un accidente de tránsito quedan con sensaciones post traumáticas, pero estas desaparecen con el tiempo. Sin embargo, aclara que en ciertos casos, estos efectos son tan fuertes, que le impiden al afectado tener una vida normal, pues cambia su manera de pensar y actuar.

“Un accidente automovilístico, al igual que otras vivencias traumáticas, implica una movilización violenta y sorpresiva de energías que impactan fuertemente a la persona afectada”, afirma el psicólogo chileno Jorge Salazar.

Para los especialistas es importante que una vez una persona experimente esas sensaciones y le sea difícil superarlas, consulte a un consejero emocional o hable de lo sucedido con familiares y amigos, para que le ayuden asimilar los hechos traumáticos por los que pasó.

Para Salazar “la mente humana busca la huida a través de la disociación como mecanismo de defensa. La persona actúa de manera extraña, como si no hubiese ocurrido nada y probablemente de manera robótica parecerá negar haber sido afectado por la vivencia”.

Según un estudio del Instituto de seguridad vial de la Fundación Mapfre, el estrés postraumático, originado por haber vivido o presenciado un accidente de tránsito, puede también ocasionar la amaxofobia (del latín: ‘miedo a los carruajes’) que no es otra cosa diferente al miedo que produce manejar.

Dicho estudio revela que esta fobia la sufren el doble de mujeres que de hombres. El 33 por ciento de los conductores españoles con licencia de conducción encuestados reconocieron sentir miedo en condiciones específicas de manejo –mal tiempo, falta de luz día, circular por vías desconocidas– mientras que un seis por ciento sufre de ‘amaxofobia incapacitante’. Ver recuadro ‘la amaxofobia tiene remedio’.

La amaxofobia tiene remedio

1. Identifique las situaciones que le dan miedo al conducir y ordénelas de las más a menos angustiosas.
2. Salga acompañado para enfrentar las rutas ‘miedosas’ y, mientras lo hace, sintonice música suave, cierre las ventanas y genere un ambiente agradable con el aire acondicionado.
3. Maneje los primeros días por trayectos cortos y, poco a poco, vaya aumentando el número de cuadras, siempre de día y con buen clima.
4. La amaxofobia se puede combatir y curar; si no puede superarla, busque ayuda profesional.

Síntomas del estrés post traumático

*Sensación constante y general de intranquilidad.
*Problemas para conducir vehículos o para subirse a ellos.
*No querer realizarse pruebas o procedimientos médicos.
*Irritabilidad, preocupación o ira excesivas.
*Pesadillas o problemas para dormir.
*Una sensación de no estar conectado con otros eventos u otras personas.
*Recuerdos constantes del accidente que no puede detener o controlar.

Después de un accidente…

*Hable con amigos, familiares o un consejero sobre los detalles del accidente y sobre lo que pensó, cómo se sintió y actuó en el momento del accidente y en los días después de este.
*Intente retomar sus actividades y rutinas cotidianas en el menor tiempo posible, incluso si está incómodo o asustado al principio.
*Realice un seguimiento con su médico de familia; él puede remitirlo con otros especialistas del ramo que puedan contribuir en su recuperación mental.
*Nunca conduzca si está tomando medicamentos que afecten su juicio.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.