Austin FX4: el rey de las calles de Londres

Fiel representante de la sociedad de los años 50, este taxi es la reliquia del servicio público de Inglaterra. Colección EL TIEMPO Motor de los 'taxis del mundo'.

Redacción Motor

05:00 a.m. 18 de febrero del 2011

Su producción duró más de cuatro décadas, se convirtió en el protagonista de la ciudad a partir de los años 40 y todavía es considerado como reliquia de las empedradas calles de Londres.

Desde 1948, las vías londinenses fueron 'tomadas' por los 7.000 vehículos Austin y su FX3. Un auto que, desde el principio, presentó en su diseño varios aspectos que le sirvieron para consolidarse como uno de las taxis más reconocidos del mundo, que no podía faltar en la colección de EL TIEMPO y Motor .

El FX3 tenía tres puertas, un espacio específico para su conductor con banca individual a la derecha y entrada por la izquierda hacia un habitáculo trasero bastante delimitado. El puesto junto al conductor no tenía acceso por delante y era el espacio ocupado como baúl.

Si llegaba acompañante para el conductor, no encontraba un espacio donde sentarse. Motor inglés La primera versión del Austin estaba dotado con un motor a gasolina de 2,2 litros y transmisión manual.  Pasados los años, en 1954, se le incorporó un motor diesel con las mismas capacidades mecánicas y se mejoró el motor a gasolina.

Diez años después a finales de los años 50 (1959) apareció la versión FX4, al que se le introdujeron varias innovaciones.  Para comenzar, se le adicionó una cuarta puerta para acceder al espacio dispuesto para el equipaje.  Además, se le hicieron varias mejoras mecánicas y de funcionalidad que les harían más fácil el trabajo a los taxistas y le darían mayor confort a los pasajeros, ampliándoles el espacio con dos butacas plegables que podían desplegar un total de cinco puestos 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.