El automóvil pierde terreno en el mundo frente a las camionetas

El auto familiar pierde la batalla frente a una enorme oferta de camionetas que se hacen sobre sus propias plataformas. ¿Vale la pena pasar del carro a la camioneta? Mientras tanto, escasean los 4x4.

Redacción Motor

08:52 p.m. 08 de mayo del 2015

Los crossover y SUV han comenzado a ganar terreno a nivel mundial en los últimos años, prácticamente todas las marcas han entrado a competir con al menos un modelo y Colombia no ha estado ajena a esta tendencia. Pero la gran pregunta que muchos se harán es si en realidad vale la pena dar el salto y subirse a una camioneta en vez de optar por un automóvil.

En términos de cifras este último sigue teniendo la ventaja en Colombia y en 2014 se adjudicó el 49.8 por ciento del mercado, mientras que las camionetas apenas representaron el 26.9 por ciento. Pero al mirar el crecimiento de cada uno respecto a 2013 se invierten los papeles, pues cuando los automóviles crecieron 11.1 por ciento, las camionetas lo hicieron un 18.1 por ciento.

No hay duda entonces que las camionetas, sin importar su tamaño y precio, ofrecen lo que los colombianos buscan, desde la triste creencia de algunos de poder "echarle el carro" a cualquiera (saludos, escoltas y escoltados) hasta la tranquilidad de otros para transitar por la precaria malla vial sin tanta prevención gracias a la mayor altura al suelo, ventaja agradecida aún más por quienes tienen fincas fuera de la ciudad o suelen transitar por terrenos destapados.

La seguridad también suele ser uno de los beneficios que inclinan la balanza en favor de las camionetas, así sea solo en cuanto a la sensación que brinda el mayor tamaño del auto que se conduce. En algunos casos, el equipamiento y pruebas de choque de algunos modelos prueban que no es una regla absoluta.

El solo hecho de transitar en un vehículo más alto ya supone una menor estabilidad frente a un automóvil, por lo que un buen desarrollo en el sistema de suspensión será vital. Aún más, la presencia de un control de estabilidad se hará imperativa y lamentablemente un amplio rango de las camionetas que se ofrecen en el país no lo traen. ¡Algunas ni siquiera traen ABS o bolsas de aire!

Y es aquí donde el automóvil empieza a recobrar terreno perdido. Con contadas excepciones, por el precio de una camioneta usualmente se puede acceder a un sedán de mayor categoría, incluso de la misma marca, recibiendo de paso un mayor equipamiento.

Mirando camionetas de entrada como la Chevrolet Tracker básica o la Renault Duster de entrada, con precios de 57.7 y 44.5 millones, respectivamente, vemos que no traen frenos con ABS o más de dos airbags. En cambio, un Chevrolet Cruze de 56 millones suple los vacíos en seguridad de su hermana mayor (incluso equipa control de estabilidad), labor que también logra el Logan más equipado (30.8 millones) respecto a su familiar.

A medida que se escala en segmentos y categorías, la diferencia de precios le sigue dando ventaja al automóvil, aunque por la misma naturaleza de los modelos que allí se encuentran las diferencias en equipamiento no son tan marcadas y, en cambio, aquí los modelos de entrada ya no son básicos.

Otro factor a favor de los automóviles respecto a costos es el valor del Soat. La tabla vigente para el año 2015 indica que un automóvil con motor de 1.500 a 2.500 cm3 debe pagar 295.000 pesos, cuando una camioneta que se encuentre en ese mismo rango de cilindrada debe cancelar 512.800 pesos.

Y no hay sino que ver los consumos de combustible estimados (tanto por los mismos fabricantes como por agencias independientes) para darle otro punto a los automóviles.

Por supuesto estos no son los únicos factores que entran a inclinar la balanza hacia un lado u otro, pues también están aspectos como la confiabilidad (una rápida búsqueda en internet dirá mucho), servicio al cliente y de posventa, costos de mantenimiento, entre muchos otros. Y claro, el gusto por uno u otro tipo carro, que suele ser el factor decisivo.

En suma, las capacidades y bondades de un automóvil serán suficientes para una gran mayoría de compradores, agregando a su favor ventajas en costos y algunas comodidades.

De la misma forma, los crossover y SUV siguen siendo un claro ejemplo de lo aspiracionales que son los carros en Colombia (entre más grande mejor), además de ofrecer capacidades que un automóvil no podría.

Es por esto que muchos lamentan el hecho que las station-wagon hayan perdido la acogida que alguna vez tuvieron en nuestro país, pues este tipo de autos se constituye en una gran opción para quienes buscan un mejor espacio interior y capacidad de carga, pero sin que eso se convierta en tener que dar el salto a un vehículo de mayores dimensiones, consumo y costos de manutención.

Todos quieren su pedazo de la ‘torta’

¿Qué tan importante es el mercado de los SUV? Basta con decir que la gran mayoría de marcas que tradicionalmente se conocen por sus deportivos o modelos de gran lujo han comenzado a dar la pelea o tienen planes de hacerlo. Lamborghini lleva algunos años trabajando en el Urus; Maserati lanzará el Levante el próximo año; Bentley ya está haciendo pruebas del Bentayga; Aston Martin confirmó producción de un SUV basado en el DBX; y Rolls-Royce ya le dio luz verde a su respectivo proyecto. Eso sí, Ferrari sigue diciendo que no entrará a ese segmento.

Las ‘station wagon’, una tendencia perdida en Colombia

Hace algunas décadas era común encontrar en las calles del país ese otro tipo de camionetas, las ‘station wagon’, que tantas familias disfrutaban gracias a su comodidad y espacio interior, más que suficiente para cualquier paseo.

Renault, por ejemplo, tuvo gran éxito con las R12 y R18 Break, mientras que Mazda tuvo su cuota algunos años después con la 323 SW. El modelo más exitoso hasta el momento de Skoda en el país, el Felicia, se ofreció en versión Combi como reemplazo de la Forman.

Sin embargo, por diversas razones, incluyendo la llegada de los ‘crossover’ y SUV, este tipo de carros empezó a perder acogida y participación en el país, al punto que es posible contar con una sola mano las ‘station wagon’ que se siguen comercializando hoy en día: Audi A4 Avant, Fiat Palio Adventure Locker, SEAT Ibiza ST y Skoda Fabia Combi.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.