Aventura 'Riders' con aroma de café

Quimbaya (Quindío) fue el lugar elegido por BMW Motorrad para la tercera edición de este encuentro.

Redacción Motor

07:58 p.m. 25 de octubre del 2013

Andrés Ruiz
Redactor de EL TIEMPO

Por su privilegiada ubicación geográfica, pues acoge de manera directa a los motociclistas que provienen de los cuatro puntos cardinales de Colombia, el Eje Cafetero fue, sin duda alguna, el escenario perfecto para la realización del BMW Motorrad Riders 2013.

El más grande encuentro de ‘moteros’, exclusivo de la marca en el país, fiel reflejo de la idea original que nació hace 13 años en Garmisch (Alemania), donde actualmente se reúnen más de 40 mil Riders de toda Europa, dejó cifras récord durante sus tres días de realización y llenó las expectativas de los más de 500 asistentes que, montados en cerca de 300 motocicletas de diferentes modelos, hicieron parte de esta aventura.

Manejamos la ‘scooter’

Y fue hasta allá precisamente donde llegamos en una BMW Scooter C600 Sport para ser testigos de la pasión y adrenalina que despierta en los participantes poner a prueba sus habilidades sobre una moto en diferentes tipos de terreno y, de paso, tener un contacto directo con esta motocicleta que incursionó en el mercado local hace menos de 12 meses, abriendo un nuevo segmento y cuya finalidad es moverse en el tráfico de la ciudad.

Una de las primeras sorpresas que nos llevamos de esta maxi-scooter fue esa: es una motocicleta hecha para la movilidad urbana pero ideal para los recorridos largos, pues además de su potente arquitectura mecánica, que más adelante explicaremos, brinda características únicas de una conducción deportiva con una adecuada altura del piso, un timón ancho, una silla alargada y cómoda –tanto para el piloto como para el pasajero– y una ergonomía que apunta más hacia el confort durante las horas consecutivas de uso.

El espacio para el piloto es bastante generoso y la posición de las piernas es privilegiada, al encontrar una plataforma de varias posiciones en lugar de los estribos tradicionales lo que genera una sensación de mayor estabilidad, comodidad y control del aparato a alta velocidad.

Mecánicamente, BMW conservó su ADN con productos grandes que ofrecen sensación de poderío y un ‘árbol’ mecánico potente. La C600 S incorpora un motor bicilíndrico de 650 cm3 refrigerado por agua, capaz de desarrollar hasta 60 caballos de potencia. Alimentado por una inyección electrónica y una transmisión CVT, logra alcanzar una velocidad máxima de hasta 180 kph.

En cuanto a equipamiento, un poco más superficial que el de su hermana la C650 GT, pero no por eso menos importante, la C600 S, ofrece un sistema de apagado automático al bajar la ‘pata’ central y sistema de calefacción en los manubrios y la silla. El tablero de instrumentos lleva un velocímetro análogo, display digital multifunción y testigos de emergencia.

Sin duda alguna, el comportamiento de la moto fue perfecto en los casi 1.000 kilómetros de recorrido durante los tres días de realización del evento. Fuera de atraer todas las miradas tanto de pobladores como de los mismos participantes, es una máquina que, de seguro, dio y dará de qué hablar.

Tres capítulos de aventura

La tercera edición del BMW Motorrad Riders tuvo su tradicional base logística en el Hotel Las Heliconias, que se ubica en la vía a Quimbaya (Quindío). Es la primera edición que logra congregar ‘moteros’ extranjeros provenientes de países como Estados Unidos, Chile y Argentina. El día sábado 19 fue la gran rodada hacia la ciudad de Manizales, en la que paralelamente partieron dos grupos que se repartían entre una ruta por asfalto y otra por destapado.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.