Barranquilla fue una de las ciudades que redujo las cifras fatales en accidentes de tránsito

Durante los últimos 4 años, la capital del Atlántico redujo en un 60 por ciento las fatalidades en accidentes de tránsito. En Colombia, el 70 por ciento de estas cifras ocurren en perímetros urbanos.

Redacción Motor

03:56 p.m. 30 de marzo del 2012

Barranquilla, Medellín, Cartagena y Pereira, se situaron entre las ciudades que reportaron mejores resultados en la disminución de víctimas mortales en accidentes de tránsito en los últimos cuatro años, gracias a la aplicación de acciones de seguridad vial.

La capital del Atlántico ocupó de lejos el primer lugar, al reducir en un 60 por ciento las fatalidades en accidentes de tránsito durante los últimos cuatro años.

Un estudio del Fondo de Prevención Vial, FPV, en el que se entrevistó a los exsecretarios de tránsito de 15 capitales, permitió establecer que las ciudades que más avanzaron en seguridad vial fueron las que fortalecieron su capacidad de control y vigilancia al cumplimiento de las normas de tránsito.

Según Alejandra Rojas, directora del FPV, a diferencia de otros países, en Colombia cerca del 70 por ciento de las fatalidades ocurren en perímetros urbanos. Esta fue una de las principales razones para hacer el estudio y recoger la experiencia de los exfuncionarios. El balance y sus resultados fueron presentados esta semana a los nuevos secretarios de tránsito del país.

RECUADROS:

Las conclusiones

Uno de los aspectos positivos de este ejercicio es que la seguridad vial comenzó a ganar importancia entre la ciudadanía y que las autoridades han sentido una mayor presión para trabajar en este campo.

Indican que cuando el alcalde lidera el tema de seguridad vial y este se convierte en una prioridad, la ciudadanía lo asume también. Por lo general, las administraciones se concentran en problemas de movilidad, pero en ciudades como Barranquilla la seguridad vial fue el factor primordial dentro de las actividades realizadas.

Otro aspecto que contribuyó fue la coordinación interinstitucional entre las dependencias de tránsito, salud e infraestructura.
En Barranquilla, los controles y vigilancia fueron claves en problemas neurálgicos como la conducción bajo los efectos del alcohol y el uso obligatorio del casco.

La tecnología, el gran aliado

La seguridad vial mejoró con el uso de nuevas tecnologías. Medellín es la ciudad pionera en el uso de tecnología de control. Esta facilita la optimización de los recursos y del personal pues los guardas de tránsito o agentes se pueden dedicar a otras labores. Los ciudadanos se sienten vigilados y aunque hay protestas aisladas, cumplen normas básicas como respetar semáforos y no estacionar en lugares prohibidos. Mejorar la red de semáforos y una estrategia de modernización fue clave en los resultados obtenidos.

La multa, un aprendizaje doloroso

Los controles de tránsito son vistos como instancias penalizadoras y generan rechazo por sus medidas coercitivas, y a pesar de que las mismas secretarías de tránsito admiten que son impopulares porque 'el bolsillo duele', reconocen que es la acción más eficaz.
"La multa es un aprendizaje doloroso, pero es un aprendizaje eficaz", sostiene uno de los funcionarios entrevistados.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.