Bitácora de VEHÍCULOS sobre la travesía de la Gran Manada Jeep 70 años

Más de 70 modelos Jeep, la mayoría Wrangler, recorrieron la zona cafetera para conmemorar los 70 años de la marca. El Nevado del Ruiz, Armenia y Calarcá fueron sus destinos.

Redacción Motor

08:25 p.m. 27 de enero del 2012

El jueves 19 de enero, a las 7:00 a.m., prendió motores desde Bogotá la Gran Manada Jeep, una aventura que organizó Chrysler Colombia con clientes, distribuidores, periodistas y amigos de la marca para festejar sus primeros 70 años de vida.

La aventura estaba programada para diciembre del año pasado, pero el inesperado invierno que sufrió el país obligó a aplazarla hasta enero, eso sí, bajo las mismas condiciones, siguiendo los caminos trazados y alcanzando los destinos elegidos meses atrás.

Primera parada: Manizales. Los casi 300 participantes y sus 70 'jeeps' fueron recibidos en un cómodo hotel desde donde partieron al día siguiente hacia el Nevado del Ruiz. En ese lugar paradisíaco pusieron a prueba su capacidad pulmonar (la de los carros también) e incluso vieron nevar.

Del Ruiz, viaje directo al corazón de la Zona Cafetera: Armenia (Quindío), y de allí, al municipio de Barcelona. En las goteras de ese pueblo fue levantado un campamento compuesto por 150 carpas con baños y duchas para que los aventureros vivieran una experiencia extrema, pero con las ventajas que dan una buena comida y dormida, y los espectáculos nocturnos programados por los organizadores.

Sábado 21. La manada le dedicó casi todo el día a recorrer verdaderas trochas ubicadas en las montañas aledañas a la capital del Quindío, que obligaron a echar mano... y rueda... de todos los recursos mecánicos de estos ejemplares, como el bajo, la doble, la distribución electrónica de frenado, el sistema de arranque en pendientes y la suspensión de eje rígido con espirales con barra estabilizadora. A fin de cuentas, a eso fue 'a lo que vinimos'.

El punto alto del evento llegó, para muchos de los participantes, cuando el tropel arribó a Calarcá, tierra del 'yipao', en donde la estaba esperando todo el pueblo, autoridades incluidas, para rendirle un homenaje a esta marca que lleva 50 años acompañándolos en sus labores del campo. 

Incluso los campeones de esta tradición cafetera, pusieron a bailar sus viejos Willys delante de los presentes y demostraron una vez más que, definitivamente, el Jeep es tan colombiano como la bandeja paisa, la lulada, el café, el aborrajado, las arepas, los tamales y otra serie de delicias que no faltaron durante los cuatro días que duró el evento.

Pirry los puso a 'vueltear'
Este famoso personaje de la televisión fue el líder de la Gran Manada Jeep y, como era de esperarse, les programó a los participantes una serie de actividades físicas, en donde no faltaron las tarabitas, los chapuzones y las carreras 'estilo militar'. Finalmente les dictó una charla sobre los miedos y la manera de enfrentarlos a partir de su larga experiencia como cronista extremo.  

Los 'venerables' que se vieron
Además de los Wrangler de la manada y los tradicionales 'yipaos', el campamento de Barcelona fue adornado con modelos de época, en donde se destacaron los 'minguerra' (Willys de los años 40), totalmente equipados y camuflados, y la primera SUV del mundo: la Wagoneer de los años 60-80, precursora de la Grand Cherokee.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.