Bizzarrini Veleno: un prototipo hecho en homenaje del creador del Ferrari 250 GTO

Este carro es un prototipo en su fase más experimental. Tendría una carrocería de grafeno y fibra de vidrio, motor eléctrico alimentado por una célula de hidrógeno y rodillos en vez de ruedas.

Redacción Motor

10:43 p.m. 19 de abril del 2012

 El Bizzarrini Veleno es el prototipo de un súper deportivo futurista con el que un estudiante polaco de diseño rindió homenaje a Giotto Bizzarrini, el diseñador de Ferrari e ingeniero responsable del legendario modelo 250 GTO.

Este prototipo es otro de esos vehículos que está inspirado en el reino animal. Su ángulos y postura se inspira en las ranas venenosas, lo que explica su nombre ya que 'Veleno' significa veneno en italiano.

El creador del Bizzarrini es el estudiante Borys Drabowski quien hizo de este vehículo su proyecto final de grado en la universidad británica de Coventry para recibirse como diseñador automotriz y en homenaje a Giotto Bizzarrini, el creador del mítico Ferrari 250 GTO.

Para darle vida a los elementos estructurales sobre los que se sustenta el Bizzarrini habría que esperar hasta el 2030 pues se deben fabricar con un material denominado centrAL, que es una mezcla de aluminio, fibra de vidrio y grafeno, que debería ser muy resistente y liviano.

Aunque esto parezca muy futurista, el grafeno es un compuesto del carbono 200 veces más resistentes que el acero y que también es un conductor de la electricidad.

En cuanto a la propulsión, cuenta con un motor eléctrico que toma la energía de una célula de hidrógeno y que está situada en posición central trasera. El hidrógeno se almacena en un depósito especial elaborado con nanotubos.

Otra de las innovaciones es el sistema sobre el que se desplaza, que abandona las ruedas y las reemplaza por una especie de rodillos que le permiten desplazarse, incluso, de forma lateral.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.