BMW presentó de manera oficial su primer vehículo eléctrico fabricado de serie

De manera simultánea en Nueva York, Londres y Pekín el fabricante alemán presentó el BMW i3, que fuera de su esencia eléctrica se ofrece con variante híbrida. En Estados Unidos costará 41 mil dólares.

Redacción Motor

04:01 p.m. 29 de julio del 2013

Ver imágenes del nuevo BMW i3

Luego de varios meses de espera, algunas imágenes camufladas y datos técnicos no oficiales, por fin la casa alemana reveló al mundo todos los aspecto del BMW i3, el primer vehículo eléctrico fabricado de serie que abre la puerta al futuro sin emisiones del fabricante germano.

La presentación del vehículo totalmente eléctrico se realizó en simultánea en las capitales de Nueva York (Estados Unidos), Londres (Inglaterra) y Beijing (China), mostrando sus líneas finales, tecnología y cómo los clientes que adquieran este novedoso automóvil podrán usarlo, pues fuera del sistema eléctrico enchufable y las posibilidades de recargarlo de manera doméstica y pública, cada vez más frecuente en países desarrollados, la marca ofrece el i3 con una variante mecánica híbrida de rango extendido a modo de generador que permite aumentar la autonomía en 100 km, además de la posibilidad de llevarse otro vehículo más potente en condición de reemplazo momentáneo para realizar viajes más extensos.

Aplicando la tecnología BMW eDrive, BMW Group desarrolla y produce la arquitectura LifeDrive especial del vehículo, que incluye la jaula del habitáculo de material de polímero reforzado con fibra de carbono, así como el motor eléctrico, la electrónica funcional y la batería de ión-litio de alto rendimiento. Su cuerpo impacta por su estética, sus formas y su visión de futuro, que muestran a un vehículo sin barra central, algo que le otorga un diseño más limpio, mayor luminosidad y un acceso más cómodo para los pasajeros que ocupen alguna de las dos plazas traseras.

Con unas medidas de 3.96 metros de largo, 1.77 metros de ancho y 1.55 metros de alto, este compacto y eléctrico, refleja su poderío a través de un motor eléctrico síncrono híbrido de 125 kW, equivalente a los 170 caballos de potencia y una autonomía que ronda los 200 kilómetros y entrega un par motor de 250 Nm desde el mismo momento en que se pone en movimiento.

El motor eléctrico del pequeño i3 es suficiente para conseguir una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos, aunque donde es más impetuoso es en el 0 a 60 km/h, que sólo le lleva 3,7 segundos. Su velocidad máxima, eso sí, estará limitada a 150 km/h, pero se beneficia con unas recuperaciones de 'infarto'. De hecho, pasa de 80 a 120 km/h en apenas 4,9 segundos, es decir, exactamente igual que el todopoderoso BMW M3.

Opcionalmente el BMW i3 puede estar dotado de un prolongador de autonomía (Range Extender). Este sistema mantiene constante el nivel de carga de la batería de ión-litio durante la conducción una vez que el nivel se redujo a un determinado valor. Esta función está a cargo de un motor de gasolina de dos cilindros de 650 cc y 25 kW/34 HP, montado junto al motor eléctrico y encima del eje posterior. De esta manera, la independencia máxima posible en condiciones de uso real es aproximadamente de 300 kilómetros.

Esta cualidad se refuerza, entre otros factores, con los sistemas de asistencia al conductor y a los servicios de movilidad especialmente concebidos para el BMW i3, así como a 360° ELECTRIC. Gracias al uso de una red inteligente, estos sistemas y servicios subrayan las excepcionales vivencias que se pueden disfrutar al conducir un automóvil puramente eléctrico en entornos urbanos.

Los servicios de navegación, especialmente desarrollados para atender temas relacionados con la movilidad eléctrica, completan la oferta ya conocida de servicios, entre ellos el de información Concierge Services, así como la llamada de emergencia inteligente. Adicionalmente, recurriendo a la aplicación BMW i Remote a través de un teléfono móvil inteligente, el conductor puede intercambiar datos en todo momento con su vehículo.

Además de guiar al conductor que se desplaza a pie desde su auto estacionado hasta su lugar de destino final, BMW ConnectedDrive ofrece un guiado intermodal, que incluye medios de transporte públicos en la planificación de la ruta. Esta red inteligente tiene la siguiente finalidad: acrecentar el placer de conducir un automóvil provisto de un sistema de propulsión que, por sí mismo, no genera emisiones.

Entre otros aspectos, los servicios específicos de BMW ConnectedDrive relacionados con BMW i se centran en la navegación y en la gestión de la energía. El asistente de previsión de la autonomía del vehículo incide en la planificación de la ruta y en el modo de conducción. Si el destino seleccionado mediante el navegador se encuentra fuera del rango de la autonomía del auto, el sistema le propone al conductor cambiar al modo ECO PRO o, respectivamente, ECO PRO+, además de calcular una ruta alterna más eficiente. Si fuese necesario recargar la batería en una estación de recarga pública, el sistema le indica al conductor dónde se encuentran las estaciones disponibles a lo largo de su ruta.

DATO:
Algo que fue anunciado oficialmente en las últimas horas es su precio y disponibilidad, y Alemania será el primer mercado en recibirlo el próximo mes de noviembre por un valor de 34.950 euros, valor que planea extenderse para el resto de Europa. En Estados Unidos costará 41.350 dólares.

Ver fotos del primer eléctrico de BMW

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.