BMW X5 Diesel, un súper deportivo con piel de utilitario

Si hay una palabra para describir esta SUV de BMW es 'agresividad': en su formas, en la su interior y, naturalmente, en su motor, que acelera de 0 a 100 kph en míseros ocho segundos.

Redacción Motor

05:00 a.m. 12 de junio del 2009

Imponente. Así es la BMW X5 Diesel, una SUV que llegó hace poco al país con todas las credenciales de la marca y los argumentos propios para descrestar a quienes están buscando un vehículo con lo último de lo último en tecnología, y un motor impulsado con Acpm.

Los 235 caballos de potencia de sus 3 litros diesel con turbo variable de última generación se pueden disfrutar por igual en la ciudad y en la carretera: en la ciudad, porque permite un andar silencioso y muy suave, pues los seis cambios automáticos que componen su caja automática secuencial apenas si se sienten.

En la carretera, porque allí la X5 Diesel deja de lado tanta delicadeza y le recuerda al conductor, con cada acelerada, que está hecha para andar de verdad, verdad.

Y si la cosa es en destapado, ni hablar: no hay bache ni corrugado que la haga 'mosquear', en virtud de su sistema inteligente xDrive, acuñado por 'be-eme' en todas sus SUV, y diseñado para darle a esta bala justo la estabilidad y la tracción que necesita.

A pesar de que se ofrece con varios niveles de equipamiento, la que manejamos tiene asientos de cuero, 10 airbag, techo panorámico, rines de 17 pulgadas, asientos delanteros eléctricos con memoria en el del conductor, aire acondicionado con control automático y sensor de reversa, entre otros accesorios, más que suficientes para hacer la vida a bordo muy agradable. 

Mantenimiento CBS

La X5 Diesel está inscrita en el sistema Condition Based Service (CBS), que evita ingresos innecesarios al taller, pues es el mismo vehículo el que le 'anuncia' a su dueño cuándo está listo para visitar al mecánico.

Para lograrlo, tiene un display en la computadora de abordo que recibe información en detalle de cada uno de los componentes de esta SUV y le indica cuándo es necesario reemplazar un elemento o hacerle el mantenimiento preventivo, independientemente si es a los 5 mil, los 8 mil o los 10 mil kilómetros de recorrido.

Esto significa, para el caso de la X5 Diesel, que la primera revisión puede suceder a los 50 mil kilómetros, siempre y cuando haya sido utilizada en regímenes normales y sin ocasionarle daños por fuera de la garantía.

Es una forma de recuperar la inversión de 230 millones de pesos, de todas formas un buen precio, a juzgar por la calidad de la pieza, la excelente retoma y el respaldo que tiene. 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.