Bogotá 'se mueve a seis choques de latas por hora'

En el 2012, en la capital de la República, hubo más de 22 mil choques simples, un problema que incide directamente en la movilidad.

Redacción Motor

07:07 p.m. 22 de febrero del 2013

Durante una visita que hizo a Bogotá, tras observar los problemas del tráfico de la ciudad y el alto número de choque de latas, José María Sánchez Albiñana, intendente Jefe de Policía de Movilidad de Toledo (España), soltó esta frase: "El policía de tránsito está trabajando para la compañía de seguros, y ni la ciudad ni la institución reciben nada a cambio".

Sánchez Albiñana, quien además es un experto en seguridad vial, le explicó a EL TIEMPO que en su país, los 'choques simples' "son un problema entre particulares que deben resolver las compañías aseguradoras de una manera fácil y rápida".

En Bogotá, no hay día de la semana que los reportes de tránsito de la Secretaría de Movilidad no informen de 'un choque de latas' en algún punto de la ciudad, y por supuesto, el consiguiente trancón.

Esta situación llevó a los técnicos de la Cámara Técnica del Automóvil de Fasecolda a trabajar en el desarrollo de un proyecto que estaría listo a finales de marzo, que se basa en el modelo internacional y se conoce como 'Declaración amistosa de accidentes de tránsito', que en la práctica es un arreglo en buenos términos entre dos conductores y ayuda a aliviar los problemas de movilidad derivados de los choque simples. (Ver nota anexa).

Las estadísticas de la Dirección de Tránsito de la Policía Nacional revelan que en el 2012 se presentaron 22.531 'choques simples' en Bogotá, es decir, un promedio de 61,7 cada 24 horas. Como la mayoría de estos ocurren durante el día, tenemos que hay casi 6 'choques de lata' por hora en distintos puntos de la ciudad.

El primer obstáculo para implementar este modelo es de ley. E Código de Tránsito obliga, en el caso de que los conductores no lleguen a un acuerdo sobre la culpabilidad del accidente, a que se haga un croquis, para luego proceder a establecer las indemnizaciones correspondientes.

Esa demanda obligatoria y voluntaria de croquis de parte de los conductores involucrados en accidentes de tránsito tiene unas implicaciones que afectan directamente la movilidad por las demoras en la atención de estos casos, que al final, son los que más ocupan la atención de las autoridades de tránsito.

Aquí viene el otro problema. Bogotá cuenta con 1.450 agentes que se ocupan de la regulación del tránsito en las vías; de la inspección del cumplimiento de las normas, la imposición de comparendos, operativos de control de embriaguez, límites de velocidad, fuentes de contaminación, etc.), y la atención de accidentes de tránsito, entre otras funciones.

Pero esos 1.450 agentes no están disponibles todo el tiempo pues operan por turnos, y otro grupo se encarga de labores administrativas. Es decir, que siempre la reacción ante un choque de latas tiene una demora pues depende de la disponibilidad de personal.

Al final, resolver estos 'líos' entre particulares es una pérdida de tiempo para los agentes de tránsito pues los distraen de actividades más importantes. Por ahora, aparte de la propuesta de Fasecolda, hay una resolución del Ministerio de Transporte que faculta a los implicados en accidentes simples a usar medios electrónicos para documentar un caso, sin necesidad de acudir a la policía de tránsito.

¿Cómo es la fórmula?*
La Declaración Amistosa de Accidentes de Tránsito tendría un formato de autodeclaración de accidentes que operaría como sustituto opcional del croquis para ser diligenciado por los asegurados.

Estos tendrían la opción de elegir entre esperar al arribo de la autoridad de tránsito o diligenciar el formato de autodeclaración.

La Declaración Amistosa no requiere del acuerdo de los conductores sobre las circunstancias del accidente ni sobre las responsabilidades correspondientes.

Los asegurados involucrados en un choque simple usan el formato para dar su versión de los hechos y pueden mover sus vehículos de la vía, sin necesidad de esperar al arribo de la autoridad.

Las compañías reciben estos formatos y realizan las indemnizaciones procedentes. Luego, con base en una matriz de circunstancias derivada del formato de autodeclaración, las compañías establecen el responsable del accidente y proceden a realizar el proceso de gestión de recobros si se hace necesario.
*Con información de Fasecolda

Ver en este enlace: buscan fórmula para 'arreglar por las buenas'

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.