'Bogotá necesita 10 billones de pesos para tapar todos los huecos': CCI

Un estudio de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) concluyó que el arreglo de las vías de Bogotá depende de un plan coordinado, pero también de la consecución de recursos.

Redacción Motor

07:09 p.m. 16 de marzo del 2012

Para quienes viven o visitan Bogotá, resulta muy frustrante ver cómo las vías dentro de la ciudad, y los ocho corredores que la circundan, se rompen una y otra vez. Y que los esfuerzos por arreglarlos como que 'no les hacen ni cosquillas'.

El estudio Agenda urbana para Bogotá 2012-2015 de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), gremio de las empresas concesionarias, analiza desde el punto de vista de los constructores por qué la ciudad parece como si se hubiera destruido de un momento a otro y propone soluciones para salir del atolladero.

"Para empezar, hay que decir que la situación de las vías en Bogotá y sus alrededores no ha variado desde el 2007 y la percepción es que se ha deteriorado -asegura Jorge Marín, director técnico de la CCI-. El problema es que no hay una cultura de mantenimiento preventivo consistente en intervenir vías que, a ojo del ciudadano, están bien, pero que por periodo cumplido deben ser arregladas".

La falta de recursos también atenta contra la red vial, especialmente la secundaria (barrios), pues nunca está prevista en los planes de choque o jornadas 'tapa huecos'. "La velocidad disminuye cuando la calle se rompe y eso atenta contra la movilidad, por eso se les da prioridad a las vías por las que circula el transporte público y se tiene en cuenta la calidad de los arreglos sobre la cantidad de corredores intervenidos", anota Marín.

Según cálculos de la CCI, la ciudad necesita 10 billones de pesos para ponerse al día, pero tan solo cuenta con 700.000 millones, recursos que "se consiguieron con un esfuerzo muy grande". Lo grave del asunto es que el deterioro de una vía es gradual desde el primer día y, a partir del cuarto año de abandono, se acelera mientras los costos de mantenimiento se disparan (ver cuadro: 'Deterioro de la vía y costos de intervención'. 

"Bajo esta óptica, los esfuerzos de la administración distrital deben encaminarse no sólo sobre la rehabilitación de la red que actualmente se encuentra en mal estado sino también sobre la consecución de recursos estables y suficientes para el mantenimiento", advierte el documento de la CCI.

Pago por cumplimiento
Para los constructores, es prioritario replantear los seis distritos de conservación en que está dividida Bogotá y que tienen como tarea realizar actividades de mantenimiento rutinario, periódico y de rehabilitación por parte del contratista asignado para cada uno.
Los nuevos paquetes de conservación de vías deberían realizarse por localidades y sobre contratos basados en resultados, en donde el incumplimiento en los mantenimientos conduce a descuentos sobre el pago estipulado.
Con ello -dice la CCI-  se reducen los costos administrativos y se fomenta la innovación,  la eficiencia y la calidad de los trabajos, muy cuestionada por los ciudadanos que ven cómo, en muchos casos, las intervenciones terminan en simples remiendos. También se logra un financiamiento más estable.

Las vías región-capital
El ingreso a la capital para los turistas, camiones y habitantes de los 'municipios-dormitorio' cercanos (Chía, Cajicá, Mosquera, Faca, etc.) es cada día más dramático.
Para la CCI, en este punto es clave tener proyectos bien estructurados y mecanismos efectivos de coordinación entre la Nación y el Distrito pues, así mismo, las concesiones viales se puedan articular entre sí.

Las concesiones en los alrededores
En total hay 608 kilómetros concesionados alrededor de Bogotá (978, incluida la vía Zipaquirá-Bucaramanga).
*Cinco concesiones limitan directamente con la capital: Fontibón-Facatativá-Los Alpes; Bogotá-Villavicencio; El Corijo-Siberia-La Punta-El Vino; Bogotá-Girardot y el Desarrollo Vial del Norte.
*Dos concesiones conectan indirectamente con el tráfico hacia Bogotá: Briceño-Tunja-Sogamoso y Zipaquirá-Bucaramanga.
*Un corredor, que retornó a la Nación en el 2007, está siendo estructurado para un nuevo proceso de concesión: Patios (La Calera)-Guasca-Briceño. 

TransMilenio se concentró en el oriente
Según el documento de la CCI, parte de la crisis del sistema de articulados tiene que ver con que se le dio prioridad al oriente de Bogotá (Autonorte, avenida Caracas, avenida Suba y carrera 10), y transversales de conectividad (calle 13, avenida de Las Américas, NQS y calle 26).
"Es prioritario construir troncales en la avenida Boyacá o la avenida Cuidad de Cali, e inclusive en la avenida 68, que cierren el borde occidental de la ciudad con el consecuente equilibrio del sistema".

¿Qué son las autopistas urbanas?
A diferencia de la malla vial, que es discontinua, de tránsito libre y velocidad baja, las autopistas urbanas son vías continuas que conforman una red.
Son totalmente financiadas por los usuarios.
Contribuyen a la consolidación de zonas de actividad económica clave, como las industriales y empresariales.
Mitigan el impacto ambiental y de movilidad, pues son de alta velocidad.
Mantienen, al menos, dos carriles libres para el uso general.
Deben ser complementarias con el sistema de transporte público de la ciudad.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.