Bogotá, un trancón que va para largo y sin soluciones a la vista

Los candidatos solamente hablan de metros, troncales de Trasmilenio, autopistas por concesión y metrocables, que son soluciones a largo plazo.

Redacción Motor

04:33 p.m. 26 de agosto del 2011

 De líneas de metro, más troncales de Transmilenio, autopistas por concesión y hasta metrocables hablan los candidatos a la Alcaldía. Sin embargo, moverse hoy en Bogotá, en cualquier medio de transporte es un verdadero caos.  

Los estudios dicen que un ciudadano pierde al menos 420 horas al año en los trancones, y que esta situación está generando estrés, problemas de salud y pérdida de tiempo y productividad.  

Los trancones hacen que cualquier recorrido se multiplique por dos el tiempo. En las mañanas, por ejemplo, subir por la Avenida de Las Américas, desde Banderas hasta la zona industrial, puede tomar hasta una hora. Entre la calle 134 y la 116, se pueden ir fácilmente 40 minutos. Esto en bus, taxi o carro o particular.  

En Transmilenio, el problema es otro. Las estaciones en las horas pico están atestadas de pasajeros y ni hablar de las filas para tomar los buses alimentadores. Hasta media hora se tarda la gente en llegar a los buses rojos. 

Este año, como van las cosas, se venderán más de 300 mil carros. La mitad de ellos se quedará rodando en Bogotá. Y ni siquiera rodando, parados en medio de los trancones. 

En este escenario, todavía los bogotanos no conocen una propuesta realista de solución a corto a plazo ni medidas que contribuyan a  aliviar un poco la situación. Y las que se conocen tomarán al menos cuatro años en ejecutarse, si es que se materializan, como la primera línea del metro, troncales de Transmilenio o autopistas por concesión. 

En el caso de vías nuevas Enrique Peñalosa, Gina Parody, Carlos Fernando Galán y David Luna coinciden en que las harán por concesión, pero no sabemos cuáles, o si retomarán el proceso que inició la actual administración con la Corporación Andina de Fomento, CAF. Gustavo Petro dice que se construirían con dineros públicos, pero tampoco se sabe cuáles corredores de la ciudad se intervendrían. 

Y en cuanto al Metro, todos parecen querer hacerlo a su gusto. Al menos eso se deduce de sus propuestas. Peñalosa habla de una línea circular de metro que tendría una longitud de 47 kilómetros. La de Galán tendría 20 kilómetros, pero le suma metrocable y tranvía. 

Por su parte, Gina Parody propone una línea de metro de 30 kilómetros, dos metrocables, y cuatro troncales para Transmilenio.

Petro habla de construir 70 kilómetros de troncales de Transmilenio y su Metro sería de 30 kilómetros, mientras que David Luna dice que haría el Metro por concesión y unos 70 kilómetros de troncales de Transmilenio. 

Si así están las cosas, todo indica que Bogotá tendrá que esperar muchos años más para una solución decente a su problemática de movilidad, pues todos quieren hacer 'su Metro', de lo que se puede concluir habría que hacer otros estudios, nuevos diseños. O al menos no han contado si partirán de lo poco que se avanzó en estos últimos cuatro años.

El futuro del pico y placa, según los candidatos

Qué harán con al restricción, parece ser la principal 'oferta' de los candidatos en esta campaña. 

En los últimos cuatro años promesas como la primera línea de del metro, sistema integrado de transporte, semaforización inteligente, más orden y control del tráfico y las campañas de cultura ciudadana no pasaron de ahí, de ser promesas. 

Más grave aún es que los candidatos que aspiran a suceder a Samuel Moreno no han revelado con claridad cuál va a ser su estrategia para poner fin, o al menos, aliviar el tránsito por las calles de la capital. A juzgar por lo que han dicho hasta ahora, su única preocupación es decidir qué van a hacer con el pico y placa. 

En este punto, David Luna propone acabarlo definitivamente. Petro dice algo que todos los bogatonos saben desde hace rato, que la restricción generó el aumento del parque automotor, y propone bajar los costos de las tarifas en los parqueaderos. 

Aurelio Suárez, sostiene que hay que reducir la restricción solo en horas pico y bajar las tarifas de Transmilenio, mientras que Gustavo Páez coincide con Luna en acabar con el pico y placa, incluido el de los taxis. 

Tres de los candidatos que ya fueron alcaldes y que en su momento no vieron venir el incremento de la población, el crecimiento económico y la expansión geográfica de la ciudad, por lo que esta sigue con las mismas vías de hace 20 años. Ellos tampoco parecen tener clara la fórmula. 

Peñalosa pide volver a la antigua fórmula de restricción solamente en horas pico. Antanas Mockus quiere poner peajes urbanos y Jaime Castro le pondría también pico y placa a las motocicletas. 

Lo que quedó por hacer

  • Semaforización inteligente
  • Control a los paraderos de buses
  • Horarios nocturnos para cargue y descargue de mercancías
  • Horarios exclusivos para el transporte de carga
  • Corredores viales para el transporte de carga y pasajeros
  • Aumento del número de agentes de tránsito
  • Incentivos para promover vehículos 'limpios'
  • Obras públicas y reparcheo de vías en horarios nocturnos.
report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.