Las bolsas de aire no son suficientes para la seguridad de los ocupantes en un vehículo

Si la ausencia de estos dispositivos aumenta el riesgo de sufrir lesiones, preocupa mucho más la deformación de las carrocerías.

Redacción Motor

07:42 p.m. 23 de agosto del 2013

La seguridad empieza por casa, es decir, corresponde a la voluntad de los gobiernos de los diferentes países exigirles a importadores y ensambladores una calidad óptima en la seguridad de los vehículos nuevos que comercializan en sus territorios.

Esa es una de las conclusiones a las que se llegó, tras un encuentro con el ingeniero Alejando Furas, director técnico de Global Ncap (Global New Car Assessment Programme, entidad que verifica la seguridad de los vehículos en relación con el consumidor), durante su visita a Colombia, gracias a la gestión del Automóvil Club de Colombia (ACC) y como parte del ‘Plan de acción para la seguridad vial’ promovido por la ONU, el BID y la FIA.

De acuerdo con Furas, la preocupación de Latin Ncap, es que las versiones básicas o populares del mercado de vehículos nuevos, de venta en Latinoamérica, vienen con poca seguridad en comparación a los mismos modelos que se venden en Europa o Estados Unidos.

Específicamente el llamado que hace Global Ncap a los gobiernos es que, si bien es importante que se exijan dispositivos como ABS y airbag (como requisito mínimo de seguridad), también es prioritario que el vehículo tenga una buena estructura. La recomendación es que los gobiernos tengan normas técnicas precisas sobre este tema, basados en la reglamentación UN 94 de las Naciones Unidas. “De nada sirve un airbag si la estructura no responde bien a un impacto”.

Durante la última prueba de impacto realizada por Latin Ncap en el laboratorio internacional Adac (Alemania), fueron analizados Nissan Tsuru (Sentra B13), Renault Clio Mio, Suzuki Alto K10 y Chevrolet Agile, todos del mercado de esta parte del mundo. Obtuvieron cero estrellas. El problema radica, principalmente, en la calidad de los aceros que se están utilizando, para la fabricación de autos en estas latitudes o que tienen como destino nuestra región. Así mismo, existe una falla en los puntos de soldadura y los respectivos refuerzos, que algunas marcas no los colocan para ciertos mercados para abaratar costos.

Varias marcas están interesadas en corregir estas fallas de producción, so pena de que el consumidor pierda confianza en su producto. Sin embargo, como esto les acarrea costos adicionales importantes y no están obligados por una norma de regulación emitida por los gobiernos, no se hacen con prontitud dichos ajustes.

Avances significativos
Diversos fabricantes de automóviles vienen realizando mejoras en la seguridad de sus vehículos, producto de la generación de conciencia de los consumidores y de los gobiernos. Tal es el caso de Brasil, que anunció la creación de un laboratorio de ‘testeo’ propio. Por su parte, Colombia sigue avanzando con el Centro de desarrollo tecnológico automotriz, el cual contempla un laboratorio de pruebas de impacto y de investigación.

Este centro, que surge como iniciativa de Acolfa, Andi, Colciencias y el Programa de transformación productiva (PTP) del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, recibirá 19 millones de dólares en el primer año de operación y otros 47 millones durante los siguientes nueve años.

Protección infantil
En las últimas pruebas, el puntaje de protección para niños ha sido muy bajo. La razón es la incompatibilidad de los anclajes del auto con las Sillas de Retención Infantil (SRI) y las escasas instrucciones para su correcta instalación. Ante esta situación, Latin Ncap les ha recomendado a los fabricantes una mayor cooperación con los fabricantes de sillas (SRI) y a los gobiernos que exijan anclajes Isofix, acordes con la regulación R44 de las Naciones Unidas, en todos los autos, como norma.

Casos puntuables
Algunos fabricantes de gamas bajas afirman que el mismo vehículo de venta en Europa es el que se ensambla para latinoamérica. Sin embargo para Latin Ncap la realidad es otra. La entidad realizó un comparativo con el modelo Nissan Micra y Nissan March, que de acuerdo con su fabricante comparten la misma plataforma. Utilizando el mismo laboratorio y ‘dumies’ el resultado arrojó que es más seguro el Micra (europeo), mientras que el March del mercado latinoamericano presentó deformación del habitáculo. Caso similar ocurrió con el Renault Sandero, el europeo resultó mejor que el argentino.

Gamas altas
Latin Ncap destaca, a su vez, que en el segmento de gamas altas, los fabricantes no cambian la calidad de los aceros de sus modelos. De ese modo, el vehículo que venden en Europa, Japón o Estados Unidos es el mismo que comercializan en América Latina.

El caso colombiano
“La intención política de Colombia de implementar una norma que obligue equipar ABS y airbag en vehículos nuevos es buena, sin embargo no se puede dejar de un lado una norma técnica para impactos frontales y laterales” apunta Alejandro Furas.

De acuerdo con el director técnico de Global Ncap “en Colombia se han tenido unos primeros contactos, a través del BID y ACC, con diversas agencias y ministerios del gobierno nacional. Tenemos entendido que se está conformando un grupo de trabajo para que empecemos analizar cuanto antes todo el tema de seguridad en vehículos nuevos”.

Ver en el siguiente enlace: La importancia de Ncap en la industria automotriz

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.