Una buseta nueva que se descuadernó

Una buseta nueva que se descuadernó

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Cuando las fallas de un vehículo nuevo no se pueden reparar, el propietario tiene derecho a pedir un nuevo o solicitar el reembolso del dinero.

Compré en ¿Autocom¿ (Bogotá) una buseta marca JAC modelo 2007 para el servicio intermunicipal de pasajeros y me la entregaron el 6 de febrero, después de muchos inconvenientes.  

El prontuario del citado vehículo es el siguiente: la caja de velocidades se le dañó el 20 de febrero y le siguió el embrague, la bomba de inyección, los tubos de la lubricación (quedando varado en carretera), el embrague y la bomba inyección otra vez; el motor pasa aceite desde los 5.000 kilómetros; el diferencial se dañó: dicen que se la cambiaron, pero sigue igual.

Las campanas traseras son malas y se estrelló por falta de frenos. Rompió la caja de velocidades y se la cambiaron por garantía; el aire acondicionado se descarga; el motor bota mucho aceite; el freno de mano se desarmó y casi provoca un accidente. La silletería está muy deteriorada; falla del turbo y del tablero de relojes y el motor de arranque ya tuvo que ser arreglado.

La llevé para una reparación a los talleres de Autocom y se perdió la copa de ruedas y el ACPM. No responden. En julio me dieron unos repuestos para que yo se los cambiara porque ellos no tenían tiempo. No pasa la prueba de gases (según ellos esto es normal) y por eso el ingreso al Terminal de Transportes es un problema.

El automotor  vive varado y en ¿Transtequendama¿ ya no confían en la buseta para hacer viajes. No sé qué hacer, sin dinero (todo se lo ha comido esta buseta), y nadie quiere responder. En ¿Autocom¿ dicen que ellos no tienen nada que ver y me asustan con la Superintendencia de Industria y Comercio.
José Arley Bermúdez

La garantía de buena calidad y ensamble de los vehículos que dan los  importadores o fabricantes ampara a los propietarios contra eventuales defectos del bien, dentro de cierto tiempo o kilometraje, salvo que la falla se deba al mal uso o mantenimiento inadecuado del automotor, o a la desafortunada intervención de un tercero que no sabe de eso.

En su caso parece que la buseta tiene unos  problemas de calidad o ensamble que el importador debe corregir definitivamente por garantía y sin ningún costo por mano de obra, repuestos o insumos que se pierdan en la reparación.

Presente un reclamo por escrito al responsable local en Autocom de Peticiones, Quejas o Reclamos (PQR), o sin más preámbulos, recurra a  la  División de Protección al Consumidor de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), radicando una queja por ¿inefectividad de la garantía¿ en la carrera 13 # 27-00, Piso 5 (Bogotá), o a través de ¿Servicios en línea¿ de la página  www.sic.gov.co   para que, sumariaImente, investiguen el caso.

Si hay fallas que no se pueden reparar, ordene que le cambien la buseta por una de calidad OK o le reintegren el precio que pagó por ella. La SIC no se puede pronunciar sobre perjuicios (eso le corresponde al juez civil), pero sí tiene la facultad de investigar la calidad habitual del modelo que se ofrece en el mercado y multar al importador. Incluso, ordenarle que retire las existencias de la vitrina y no lo traiga más al país.
Rodrigo Bueno Vásquez
Abogado experto en derecho del consumidor

 

SE PIERDE SI HA SIDO MALTRATADA
¿Las ¿películas¿ tienen garantía?
La pregunta que tengo es si los vidrios de un carro nuevo de concesionario (42.000 km.)  tienen garantía cuando se les ha colocado la película de seguridad y ante un robo no cumplió su cometido de brindar seguridad para evitarlo.
Clarisa Chávez

Los concesionarios que instalan películas de seguridad en los vidrios de los vehículos estándar nuevos generalmente tienen una garantía del mismo concesionario, igual a la original de fábrica del vehículo (por ejemplo, 2 años ó 50 mil kilómetros).

La película de seguridad debe cumplir condiciones de calidad e idoneidad (no desprenderse ni romperse el vidrio; debe mantener pegados los pedazos). Estas no impiden que el ladrón rompa el vidrio, pero sí retarda o dificulta la acción violenta.

Como en todos los casos, si la película se raya por las uñas de las mascotas retozonas, la garantía del concesionario no cubre esos daños, debido al mal uso del bien.

A veces los cacos utilizan bisturís para cortar la película después de que rompen el vidrio. Aparentemente le tocó un experto y la película no resistió su accionar.
Rodrigo Bueno Vásquez
Abogado experto en derecho del consumidor

Envíe sus preguntas sobre protección al consumidor a maurom@eltiempo.com.co.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.