La Cagiva Mito, la deportiva de 125 cm3, llega a la Colección Mitos de Dos Ruedas

El nombre Cagiva está directamente relacionado con las iniciales de su fundador, Giovanni Castiglioni, y con la ciudad italiana de Varese, en donde estaba ubicada la fábrica.

Redacción Motor

04:03 p.m. 13 de diciembre del 2013

Este aparato, del fabricante italiano de motos Cagiva,ha sido el referente de las motos deportivas de 125 cm3 de cilindrada.

La compañía se fundó en 1950 como fábrica de pequeñas piezas metálicas. Sin embargo, como la pasión de sus fundadores por el motociclismo era tan fuerte, los dueños decidieron meterse en el negocio de las dos ruedas, en 1978.

El origen de la saga data de 1989, cuando se presentó la motocicleta Mito I con motor de 125 cm3. Entre sus características primarias sobresalía el motor monocilíndrico, transmisión de siete velocidades y un sistema de escape optimizado.

Dos años más tarde, Cagiva introdujo la Mito II con una estructura fundamentalmente de aluminio. La marca lanzó las primeras dos réplicas, que se diferenciaban estéticamente pero conservaban la mecánica de los modelos estándar.

Para 1995 apareció la Mito III, más conocida como ‘Evo’. Este modelo, creado por Massimo Tamburini, tuvo dos versiones: Evo I y II. La primera se caracterizaba por sus rines de tres rayos, caja de cambios de siete marchas y paneles inferiores grises, mientras que la Evo II presentaba rines de seis rayos y caja de seis velocidades.

En el 2005 se lanzó una versión limitada de competición, llamada SP525 la cual, en el 2009, reemplazó la Evo. La SP525, también de 125 cm3, forma parte del portafolio actual de los productos Cagiva.

Reclame mañana la Cagiva Mito 125

Para obtener este modelo, recorte el cupón que circula mañana con EL TIEMPO, más 13.900 pesos, y reclámelo en librerías, almacenes de cadena, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO Casa Editorial.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.