Camatte 57s, el 'juguetazo' que fabricó Toyota para los niños

Con este modelo, busca que los menores aprendan a conducir desde temprana edad y desarrollen todas sus habilidades al volante.

Redacción Motor

08:33 p.m. 28 de junio del 2013

En el pasado salón del juguete, realizado en Tokio (Japón), la automotriz Toyota presentó un auto prototipo para niños que se puede armar y desarmar de forma fácil y segura.

Se trata del Camatte 57s, un deportivo descapotable familiar, de tres metros de largo, 1,44 de ancho y un metro de alto para tres ocupantes: uno adelante, ubicado en el centro, y dos atrás. En comparación con el concepto revelado en el 2012 en el mismo evento, el nuevo modelo se arma más fácilmente gracias a que todos los paneles son extraíbles y extremadamente livianos.

Los diseñadores permiten personalizarlos, teniendo en cuenta el color preferido de sus pequeños propietarios. Las sillas, el timón y los pedales son ajustables a la estatura del niño. Mecánicamente, viene equipado con un motor eléctrico de muy baja potencia y, aunque se trata de un sofisticado juguete, Toyota no indicó las especificaciones del rendimiento del motor ni de la autonomía de la batería.

El objetivo de la marca japonesa es que los niños aprendan a conducir desde una temprana edad y desarrollen sus habilidades motrices al volante, además de de disfrutar junto con sus padres en la construcción del auto.

De esta manera Toyota se convierte en la primera marca en producir un vehículo de estas características, donde sus clientes favoritos son las futuras generaciones de conductores.

El significado del nombre
La palabra Camatte significa ‘cuidado de los demás’ y ‘el cuidado de los coches’. La ‘s’ representa la palaba japonesa ‘Sawaru’, que significa ‘tocar’, y el 57 representa el número de paneles que conforman el auto. Según Toyota, la idea detrás de este nombre es que las personas se sientan más en contacto con sus semejantes y con los vehículos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.