Camión recolector, protector de la salud pública: colección de camiones de EL TIEMPO

El camión recolector de basuras no sólo acopia, también compacta los desechos y los va procesando. Un vehículo estándar puede acumular entre 15 y 21 m3 de basura.

Redacción Motor

12:56 a.m. 15 de marzo del 2013

La recolección de residuos es crucial en cualquier ciudad, por pequeña que esta sea, porque de su correcta administración depende directamente la salud pública. Los camiones de basura son las herramientas claves para esta  operación.

En el pasado, los primeros vehículos recolectores tenían una caja larga, subdividida en varios cajones, las cuales se iban llenando en la medida que los ciudadanos salían con los residuos, en baldes, cestos o canastos. Una vez completa la carga, se alejaban de los centros urbanos para depositarla en un basurero y quemarla.

El camión moderno de recolección de basuras es mucho más eficiente. Dentro de la misma máquina no sólo se acopian los desechos, también se compactan y se van procesando: poseen tanques que recogen los líquidos, altamente contaminantes, de la descomposición de los residuos orgánicos.

Un camión recolector estándar puede recoger entre 15 y 21 m3 de basura. Dependiendo de la densidad poblacional de las ciudades, existen centros de almacenamiento que no son el destino final de esa basura. Por lo tanto, el traslado de la misma hacia los grandes basurales o campos de tratamiento de residuos se realiza en otro tipo de camión de conteiner cerrado y mayor capacidad.

Reclame su compactador
Para obtener el camón de basura de MAN, solo deberá recortar el cupón que circula hoy en este diario, más 13.900 pesos, y reclamarlo en librerías, almacenes de cadena, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO.   

FRASE
Los recolectores de basura se mantienen como herramientas irreemplazables en la estructura del procesamiento de los desechos en el planeta.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.