El caos, pan de cada día en la Autopista Norte

La velocidad promedio es de 9 kph. Ventas ambulantes, desorden del transporte público y particular, entre otros, contribuyen al trancón en la Autonorte.

Redacción Motor

05:00 a.m. 22 de mayo del 2009

Transitar por la Autopista Norte, entre la calle 170 y Chía, de sur a norte o viceversa, es para los bogotanos y visitantes un verdadero suplicio. Una tortura que puede tardar horas un fin de semana o en horas pico.  

Ventas ambulantes, paraderos improvisados, falta de señalización, desorden del transporte público y privado, escombros, entre otros elementos, contribuyen cada día al caos. 

La situación es tan dramática que en ese recorrido la velocidad promedio no supera los 9 kilómetros por hora, agravada en los últimos meses por el impacto de las obras de ampliación de la autopista. 

Todos estos elementos llevaron a que un grupo de 120 empresas y entidades educativas que operan en la zona, lideradas por la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, 'se pusieran el overol' para buscarle una solución al problema. 

Estos aspectos se abordaron el pasado 5 de mayo durante el foro "Movilidad en la Autopista Norte" que se realizó en la Escuela Colombiana de Ingeniería. Una de las principales conclusiones fue que, más que ampliación de la vía se requiere con urgencia para mejorar la movilidad diseñar una política de cultura ciudadana que involucre a conductores y peatones. 

"Más que una autopista de 16 carriles necesitamos cultura ciudadana y entender que este es un problema que generamos todos y debemos solucionar todos", dijo el ingeniero Santiago Henao. 

Por su parte, Obdulio Velásquez, rector de la Universidad de La Sabana explicó que "es necesario aportar soluciones, especialmente para las ciudades dormitorio que cada vez crecen más. Y esas soluciones empiezan por el cambio de actitud, los trancones que arman los 'vivos' que no respetan la fila y ocupan el doble carril no se solucionan con más vías". 

Más tecnología 

Otra de las conclusiones importantes del foro es que es necesario apoyarse en la tecnología para hacer frente al problema y generar soluciones.  

El español José María Arechederra, uno de los expertos invitados al foro, explicó que entre la tecnología que se usa en Europa están los sistemas inteligentes de de control de tráfico que permiten medir cuánto tiempo se requiere para llegar de un punto a otro.  

"Esos datos se comunican en tiempo real mediante vallas electrónicas gigantes, la web, las emisoras de radio y canales de TV -como el del clima- para que la población pueda decidir si toma vías alternas o se queda en casa para no incrementar el flujo vehicular", explicó Arechederra. 

Otros elementos tecnológicos son los peajes electrónicos que eliminan las congestiones y el pago manual; los lectores de placas que ayudan a labores de control como verificar desde el pago de impuestos, y la vigencia de los seguros hasta el pico y placa. 

Gabriel Gutiérrez, presidente del Comité que lidera el proyecto APRA mejorar la movilidad en la Autopista invitó a la comunidad y a los especialistas a aportar ideas para construir soluciones en conjunto  en tres grandes campos: infraestructura, tecnología y seguridad vial; educación y cultura ciudadana; y normatividad y control. Si usted tiene alguna idea o quiere aportar en la solución puede escribir a movilidadautopistanorte@escuelaing.edu.co

Los problemas y puntos críticos 

Los trancones: Portal de la 170; Acceso Club El Rancho y Makro; San Andresito del Norte; Calle 200 Acceso colegios solo en la calzada occidental; Centro Comercial Santa Fe; Escuela Colombiana de Ingeniería y cementerios. 

Rutas Escolares: Son cerca de cien mil estudiantes que se movilizan en un sinnúmero de rutas en la mañana y que inician su salida alrededor de las 3 p.m. Son el preámbulo de la congestión de la tarde. 

Cuellos de Botella: Son varios los factores que inciden, pero en especial, la acumulación de escombros de construcción e invasión del espacio público con las ventas ambulantes de extintores y comidas. 

Paraderos. Hay una gran cantidad de generadores de tráfico que no disponen de una espacio o una bahía para dejar y recoger a sus pasajeros. Además, técnica e internacionalmente, las verdaderas autopistas no contemplan los paraderos pues esto frena la velocidad de operación. 

Congestión: Generada por factores como desorden en las maniobras de los conductores (buses de Transmilenio que atraviesan la Autopista en el Centro Comercial Santafé y en el portal de la 170) y por un exceso de vehículos. 

Buses intermunicipales: El portal de la calle 170 se convirtió en un foco de congestión pues los buses intermunicipales paran en cada esquina a recoger pasajeros (a quienes llevan por 500 pesos hasta la calle 170). 

Accidentalidad: 932 accidentes de tránsito reportados en la vía durante el 2008, con sus consecuencias en términos de vidas humanas y daños materiales, justifican cualquier esfuerzo de la comunidad. 

Adicionalmente, la remoción de los accidentados es demasiado lenta porque, en ausencia de las vías de escape, es difícil llegar y salir del sitio. Así, al menor choque la vía queda inhabilitada por varias horas. 

Inundaciones: En época de invierno son frecuentes las inundaciones que generan la paralización del tráfico en la autopista.  

¿En qué van las obras? 

El pasado primero de diciembre comenzaron las obras de ampliación en la Autopista Norte, en un tramo comprendido entre las calles 183 y 192, que deben concluir en febrero de 2010 según las cuentas del IDU. 

Se tenía previsto que la obra iría hasta el Puente del Común, mediante una alianza entre la Alcaldía de Bogotá y la Gobernación de Cundinamarca, pero la idea se cayó al no haber un acuerdo por la instalación de un peaje, con lo cual es probable que el alivió sea mínimo o en últimas se traslada de lugar el habitual trancón. 

La otra posibilidad es ampliar la carrera Séptima desde la calle 180 hasta La Caro, pero esta es una posibilidad todavía muy lejana.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.